Necrológicas
  • Julio Sebastián Calderón Maclean

Debutó primer domo para feriantes

Sólo palabras de agradecimientos tuvieron las locatarias de la Feria Libre de Avenida Salvador Allende, en el barrio 18 de Septiembre, al inaugurarse ayer la vistosa estructura modular diseñada para albergar a las 120 personas que venden productos allí.
[…]

Por La Prensa Austral sábado 30 de abril del 2011
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
16
Visitas


Sólo palabras de agradecimientos tuvieron las locatarias de la Feria Libre de Avenida Salvador Allende, en el barrio 18 de Septiembre, al inaugurarse ayer la vistosa estructura modular diseñada para albergar a las 120 personas que venden productos allí.

Esta inversión municipal de 50 millones de pesos contó con el diseño del arquitecto Fernando Padilla, de la Secretaría Comunal de Planificación, y permitió desarrollar una armazón metálica multifuncional, cuyo armado se completará a diario con la instalación de lonas, las que se retirarán una vez concluida cada jornada de venta.
El alcalde Vladimiro Mimica remarcó que con esto han “hecho justicia a demandas legítimas de estas vecinas y vecinos, que se ganan con tanta dignidad el sustento diario”.

La empresa Sercont Ltda. intervino el bandejón donde se sitúa la estructura, la que fue bendecida por el padre Jorge Teneb.

Dorca Guerrero Toro, presidenta de la Agrupación Esfuerzo Magallánico, señaló que llevan 10 años de trabajo y hace 4 obtuvieron su personalidad jurídica. Destacó que como jefas de hogar que son en su mayoría, esto les permitirá trabajar de la forma más digna al cambiarles la vida radicalmente.

Beneficiarias

Una de las primeras que partió con la feria fue María Hernández Santana. Al inicio eran 4 ó 5 jefas de hogar y después empezaron a sumarse más. Esto le surgió por necesidad, aparte que “a las personas de la tercera edad ya no les dan trabajo, y obligados tuvimos que hacer esto”.

Hoy ella da gracias por tener hoy un puesto digno, porque antes la ropa que ofrecía se ensuciaba y mojaba, y debía lavarla y plancharla. Ella confiesa tener 67 años y piensa seguir “hasta que no pueda más”.

Gladys Gómez lleva tres años y medio en la feria trabajando para salir adelante. Su vida dio un giro el año 2000, cuando en un accidente se amputó una mano, “y esto es un apoyo tan grande, porque con esto aportas al hogar”.