Necrológicas
  • Aroldo Andrade Andrade
  • María Lucinda Levill Levill

Decomisan 423 kilos de productos en mal estado desde un almacén

El establecimiento de barrio no cumplía con la cadena de frío que deben tener ciertos alimentos, pero además se estaban vendiendo bebidas con su fecha vencida.

Por La Prensa Austral viernes 13 de mayo del 2011

Compartir esta noticia
21
Visitas


La autoridad sanitaria decomisó la tarde del miércoles una partida de 423 kilos de alimentos que se encontraban en mal estado, desde un almacén ubicado al sur de Punta Arenas, específicamente en el sector cinco de la población Pedro Aguirre Cerda.

La denuncia formulada por un cliente que compró mercadería vencida en el almacén Yoana, alertó a la seremi de Salud, doctora María Isabel Iduya, quien junto a un equipo de profesionales se constituyeron en el establecimiento para proceder a inspeccionarlo.

Ahí se encontraron con la desagradable sorpresa de que el negocio no cumplía con la cadena de frío que deben tener ciertos alimentos, pero además se estaban vendiendo bebidas con su fecha vencida.

Ante este escenario, la seremi Iduya determinó la prohibición de funcionamiento al local por el mal estado de sus bodegas y condiciones de los congeladores del almacén, y se dio inicio a un sumario sanitario que decretará las faltas y sanciones en que incurrió el propietario del recinto.

“Se constató que en el local había una importante cantidad de productos cárneos, principalmente pollo y cerdo, en cajas a ras de piso sin refrigeración, productos lácteos como yogurt a temperatura ambiente, bebidas y pollos vencidos”, manifestó Iduya.

Al vertedero municipal

Además de los 423 kilos de productos en mal estado, los funcionarios de la seremi decomisaron 78 litros de bebidas vencidas y de mercadería de origen lácteo.

Ayer se procedió a la desnaturalización de los productos decomisados en el vertedero municipal.

La doctora María Isabel Iduya, formuló un llamado a los propietarios de los diversos locales de venta, a ser los primeros en cumplir la normativa sanitaria, para no exponerse a sanciones y, principalmente, para no colocar en riesgo la salud de la población.

A su vez, reiteró que la comunidad es sin duda fundamental en el proceso de fiscalización al informarse del producto que están comprando, especialmente respecto a las fechas de elaboración, vencimiento y condiciones de conservación de los mismos.