Necrológicas
  • Moisés González Diz
  • José Miguel Bahamonde Bahamonde

Denuncia incautación de su vehículo y trato discriminatorio en Río Gallegos

Fue multado y ahora debe pagar 350 mil pesos. No se le permitió sacar documentación, celular ni dinero, debiendo caminar hasta Monte Aymond para regresar a Punta Arenas. Hoy desconoce el paradero de su automóvil.

Por La Prensa Austral lunes 9 de enero del 2012

Compartir esta noticia
122
Visitas


Lo que iba a ser un viaje express terminó siendo una verdadera pesadilla para el productor de eventos Aldo Villaseca.
La noche del viernes, este magallánico emprendió viaje a Río Gallegos junto a dos amigos. El propósito era la adquisición de 10 neumáticos para el evento de karting que se desarrolló este fin de semana en el recinto de la Zona Franca.

El ida y regreso se tornó interminable. Cuenta que tras concretar el negocio se dirigió a un local de comida rápida y luego a cargar combustible. Fue en ese momento cuando personal municipal llegó hasta su vehículo. “Eran como nueve personas. Por radio se escuchaba insistentemente, algo como “sí, aquí hay un chileno, un coche chileno”. Al salir me encontré con la sorpresa”.

Agrega que sin mayores explicaciones lo sometieron a un alcotest. “Me había tomado dos vasos de cerveza, por lo que marqué 9 décimas más de los 0,50 gramos por litro de sangre permitidos (sic). De inmediato me dijeron que no podría manejar y que el vehículo lo iban a incautar. Hasta ahí todo bien, porque la ley es la ley”.

Sin embargo, el problema vino después. En la comisaría no se le entregó ninguna información y se le conminó a firmar un documento que daba cuenta que su automóvil estaba rayado. “Aquello jamás fue. Tampoco se me permitió verlo ni sacar mi documentación, dinero y celular. Sólo, al momento que se lo llevó la grúa, pude recuperar las 10 llantas de karting que había comprado”.

Villaseca asegura que en todo momento fue educado, obteniendo como respuestas silencio y “portazos en la cara”. De hecho, dice que además de hablarle del rayado del vehículo, se le dijo que el 0,50 de su alcotest sería de 0,80. En medio de las burlas, declaró haber escuchado decir que aquello era una vendetta por las infracciones que se le cursan a los argentinos en Punta Arenas.

Posteriormente se comunicó con el consulado chileno en Río Gallegos. No hubo respuesta; tampoco la obtuvo cuando fue personalmente. “Nadie abrió la puerta”, enfatizó.

Junto a sus dos amigos, y cargando los 10 neumáticos, debió caminar más de 9 kilómetros en dirección a la frontera en Monte Aymond. Allí encontró a otros cuatro magallánicos que habían vivido una situación similar.

“Lo que aquí hubo abiertamente fue un trato discriminatorio por ser chileno, y alguien tiene que hacer algo. Hoy tengo que pagar más de 350 mil pesos para recuperar mi auto y ni siquiera sé dónde está y en qué condiciones. Pido a las autoridades que hagan algo, porque ni allá ni acá existe el derecho para tratar mal a las personas”, sostuvo Aldo Villaseca.