Necrológicas

Dictan arraigo contra buque panameño

El Tercer Juzgado de Letras de Punta Arenas acogió una medida prejudicial precautoria de arraigo de la motonave Baltijas Cels, en virtud de lo solicitado por Remolcadores Ultratug, empresa relacionada con Ultramar.
[…]

Por La Prensa Austral martes 27 de septiembre del 2011
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
60
Visitas


El Tercer Juzgado de Letras de Punta Arenas acogió una medida prejudicial precautoria de arraigo de la motonave Baltijas Cels, en virtud de lo solicitado por Remolcadores Ultratug, empresa relacionada con Ultramar.

La medida, interpuesta el 21 de septiembre -y acogida el día 22-, rige sobre una nave extranjera que presta apoyo a los pesqueros extranjeros. El Baltijas Cels es un buque frigorífico de bandera panameña, de 153 metros de eslora (largo) y 22 de manga (ancho), el cual el pasado 18 de septiembre se quedó sin máquinas. Ante tal percance, la autoridad marítima activó su Servicio de Búsqueda y Salvamento, y dispuso el zarpe del remolcador Otway, de los registros de Ultratug.

El navío, con tripulación rusa de 24 personas, venía de Perú con rumbo al Atlántico Sur, y estaba cruzando el Atlántico cuando le sobrevino una falla en su sistema de propulsión a una distancia de 196 millas marítimas al oeste de Punta Arenas. Ante ello, debió ser remolcado desde el paso Froward, en las cercanías del faro Félix, a la salida de la boca occidental del estrecho.

El Baltijas Cels es un buque que cumple las funciones de ir a puerto y reaprovisionarse para que los pesqueros no vayan a puerto, junto con hacer cambio de dotación.

En virtud de la orden de arraigo que dictó Rosana Vidal Ojeda, jueza (s) del Tercer Juzgado de Letras, la nave permanece retenida en la rada de Punta Arenas, y se mantiene a la gira frente al muelle Arturo Prat. Aparentemente, esta situación buscaría resguardar por parte de la empresa prestadora el pago de los servicios que implicó el remolque del mencionado buque.

De acuerdo a lo confirmado por la autoridad marítima, la falla de máquinas obedece a un problema de mantención, con varias observaciones referidas a sus generadores y motor, con problemas de válvulas, del sistema de extinción y de refrigeración en su sistema de máquina. Aquí no hay infracciones cursadas por la Capitanía de Puerto, ya que se trata de un accidente, lo cual responde a fallas mecánicas, por ende no es sujeto de multa.

No obstante, se dejó establecido por la autoridad que el navío no podrá zarpar hasta que tenga todo reparado.