Necrológicas
  • José Arturo Sotomayor García

Ejército proyecta nuevas construcciones al interior del Regimiento Pudeto

En el tema surgió el destino de la laguna de patinar, desatando el malestar de la concejala Claudia Barrientos.

Por La Prensa Austral jueves 8 de diciembre del 2011
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
282
Visitas


En la antesala se habló latamente sobre los terrenos del Club Hípico. La Cámara Chilena de la Construcción puso en el tapete su rechazo a edificaciones. Sin embargo ayer, durante la votación de alcalde y concejales (sobre 23 propuestas), otro tema se convirtió en centro de la discusión: los terrenos donde se ubica la laguna del Regimiento Pudeto.

Justamente, se trató de la última observación votada. El Ejército pidió aumentar a cinco pisos las construcciones que se levantan al interior de las instalaciones militares de calle Zenteno. De dos, el actual plan regulador postulaba cuatro. Ayer, los ediles accedieron a lo solicitado.

Sin embargo, aquel punto no fue el problema. El tema fue de fondo, luego que la concejala Claudia Barrientos diera cuenta de la necesidad de recuperar un patrimonio de la historia de Magallanes y calificara como atentatorio el que a futuro se levante un proyecto inmobiliario prácticamente a orillas de la laguna.

De acuerdo a lo expuesto en la sesión, los terrenos fiscales pasaron a manos del Ejército en 2008, luego de un acuerdo con los ministerios de Defensa y Bienes Nacionales. Pudiendo hacer uso de toda la extensión, que incluye Avenida Independencia, Ignacio Carrera Pinto, Rancagua y Zenteno, la repartición castrense cedió el terreno donde se encuentra la laguna.

Sin embargo, para la concejala Barrientos aquello resulta insuficiente, considerando que no se trata de más de 4 hectáreas y que, prácticamente, sólo se habilitará un corredor a orillas de la laguna que ni siquiera llega a lo que actualmente es el acceso. A esto, enfatizó, se suma hoy la petición del Ejército de aumentar a cinco los pisos de edificaciones, dejando en evidencia la intención de concretar o vender los terrenos para un proyecto inmobiliario.
La edil planteó que no se puede jugar con el sentimiento colectivo de los magallánicos, “porque una cosa es lo que se acuerda en oficinas en Santiago y otro lo que puede decir el Concejo en Punta Arenas”.

Por lo expuesto, la concejala rechazó la petición y pidió que el municipio gestione la entrega de una mayor cantidad del terreno adyacente a la laguna.

Si bien, el alcalde Vladimiro Mimica; la asesora urbanista del municipio, Patricia Jiménez; y los concejales coincidieron en la necesidad de recuperar para la comunidad la laguna del Pudeto, reconocieron que al menos hoy se puede contar con el cuerpo de agua. Lo anterior, considerando que tras la enajenación del predio el Ejército pudo no haberlo cedido.
El malestar de Claudia Barrientos fue incluso más allá, rechazando en su totalidad el proyecto de plan regulador comunal.

Tras la aprobación del resto de los ediles, el plan regulador será enviado al Ministerio de Vivienda y Urbanismo para su análisis técnico, pasando luego al Consejo Regional. Pese a estos pasos, la última palabra siempre corresponde al Concejo Municipal.

Desde el 2005

Fue en junio de 2005 cuando el Ejército dispuso enajenar un amplia franja de terreno ubicada en la parte posterior del Regimiento Pudeto. En esa fecha, también accedió a abrir la calle Fagnano, respondiendo a una antigua aspiración de los vecinos de la población Calixto, de manera de dar continuidad al tramo entre Zenteno y Rancagua. Aquello no prosperó.

Lo anterior significaba dividir la unidad militar. No obstante, la laguna ubicada en el ala norte se mantendría en poder de los militares.

Tres años después y sin la concreción del proyecto que apuntaba a la apertura de Fagnano, se suscribió un acuerdo entre los ministerios de Defensa y Bienes Nacionales que traspasaron los terrenos al Ejército.

El tema discutido ayer no fue nuevo para el Concejo Municipal. A fines del año pasado se abordó dentro del anteproyecto de la modificación del plan regulador.

En la oportunidad se planteó que el terreno donde se emplaza el recinto militar debe ser integrado a la ciudad a través de la vialidad estructurante, es decir, requiere ser atravesada por vías. La propuesta fue extender la calle Rancagua hasta empalmarla con calle Ignacio Carrera Pinto y extender la calle Fagnano con la alternativa de interceptarla con calle Zenteno.

En cuanto a la laguna, en la oportunidad se expuso que debería considerarse como un área verde con uso exclusivo para actividad recreativa.