Necrológicas
  • Oscar Ernesto Mancilla Urrea
  • Luisa del Carmen Roldán Ibáñez
  • Humberto Peñafiel Munizaga
  • Inés Mancilla Ruiz
  • Luisa Mercedes Cárdenas Cárdenas
  • Prudencia Gallegos Rubio

El “Ceacheí” retumbó fuerte en la cárcel

Que el fútbol es pasión de multitudes al punto de que cada cuatro años es capaz de casi paralizar un planeta redondo como una pelota es una verdad del porte del mítico estadio Maracaná, imponente escenario donde ayer Chile alcanzó un histórico triunfo sobre el aún monarca vigente, España, que con su caída ante la “Roja” de Sampaoli empieza a despedirse de la cita mundialera de Brasil. La miel de la victoria obtenida por el once chileno desbordó la alegría incontenible de una hinchada más acostumbrada a celebrar triunfos morales que éxitos en la cancha. En todos los rincones de nuestro país se palpitó con el corazón henchido de emoción el paso anticipado de la Selección a la ronda siguiente. Punta Arenas no fue la excepción y así como oficinas, talleres, reparticiones públicas, industrias, comercios, escuelas y fábricas paralizaron sus actividades para vibrar con la conquista al cabo de 96 minutos de infartante juego en Río de Janeiro, la cárcel de Punta Arenas no fue la excepción a esta suerte de relajo catártico. Y es que gracias a una iniciativa acogida por diversos actores de la Justicia, ayer, un total de 227 internos pudieron vivir como “hinchada” el crucial duelo entre Chile y España.
[…]

Por La Prensa Austral jueves 19 de junio del 2014

Compartir esta noticia
6
Visitas


Que el fútbol es pasión de multitudes al punto de que cada cuatro años es capaz de casi paralizar un planeta redondo como una pelota es una verdad del porte del mítico estadio Maracaná, imponente escenario donde ayer Chile alcanzó un histórico triunfo sobre el aún monarca vigente, España, que con su caída ante la “Roja” de Sampaoli empieza a despedirse de la cita mundialera de Brasil. La miel de la victoria obtenida por el once chileno desbordó la alegría incontenible de una hinchada más acostumbrada a celebrar triunfos morales que éxitos en la cancha. En todos los rincones de nuestro país se palpitó con el corazón henchido de emoción el paso anticipado de la Selección a la ronda siguiente. Punta Arenas no fue la excepción y así como oficinas, talleres, reparticiones públicas, industrias, comercios, escuelas y fábricas paralizaron sus actividades para vibrar con la conquista al cabo de 96 minutos de infartante juego en Río de Janeiro, la cárcel de Punta Arenas no fue la excepción a esta suerte de relajo catártico. Y es que gracias a una iniciativa acogida por diversos actores de la Justicia, ayer, un total de 227 internos pudieron vivir como “hinchada” el crucial duelo entre Chile y España.
Los nervios y la ansiedad era colectiva en los reclusos de la prisión y los invitados especiales, pero no por una situación de peligro o algún operativo de Gendarmería. La razón de tanta algarabía y revuelo era la transmisión televisiva del juego que se libraba en el césped del estadio Maracaná. Más de 250 personas entre internos, gendarmes y autoridades reunidas en el gimnasio del complejo carcelario, seguían expectantes y nerviosas las alternativas. La tensión de los primeros minutos fue rota de golpe cuando en el minuto 20 Eduardo “Turboman” Vargas anotó el primer tanto para “la Roja”, desatando la fiesta en la cárcel. Gritos, risas y abrazos reinaron por unos cuantos segundos entre los internos, quienes parecieron olvidar su privación de libertad, gritando con el alma la apertura de la cuenta.
De ahí en más, los “Ceacheí”, aunque esporádicos, se escuchaban atronadores entre los presentes, y fue sólo hasta el minuto 43, cuando el “Príncipe” Charles Aránguiz anotó el segundo gol, que se desató un estruendo en el penal.

Descanso y segundo tiempo

Mientras los equipos se iban a camarines, los reclusos hacían lo propio, aprovechando el entretiempo para “escaparse” al baño y comer un “cocaví” llevado al gimnasio, transformando la tarde del miércoles en una verdadera ida al estadio.
El segundo tiempo transcurrió más que nada con impaciencia y tensión, clima que variaba de vez en cuando para ovacionar al arquero Claudio Bravo por algunos de sus “tapadotes”. La concurrencia que era encabezada por el intendente Jorge Flies y el seremi de Justicia, Pablo Bussenius, sumado a miembros del gabinete de gobierno y el Consejo Regional, se unían en los vítores con los internos.
Los últimos 6 minutos de alargue fueron una eternidad, el nerviosismo reinaba en la población penal, sus rostros así lo reflejaban, minutos que parecían horas y que al sonar el pitazo final desataron el festejo en el complejo, uniendo en abrazos a presos, gendarmes y autoridades, quienes juntos cantaron el “Vamos chilenos” con una fuerza sobrecogedora.

La “cábala”

“La idea era esa, poder compartir con los internos como cualquier persona un partido, y afortunadamente fue un triunfo de la Selección en la que más encima dejamos atrás al campeón del mundo, por lo que se vive de manera doblemente especial este partido”, dijo efusivo el intendente Flies, en medio de la celebración que compartió con los presos.
Lo propio hizo Bussenius, quien destacó la participación de las autoridades a la invitación que se le hizo, asegurando que “Si esto fue la cábala habrá que hacerlo de nuevo”.
Finalmente, el director regional de Gendarmería, coronel Víctor Fuentes destacó el buen comportamiento de la población penal, ya que no se registró ningún inconveniente, lo que motiva a que en el futuro se puedan volver a realizar actividades de este tipo.