Necrológicas
  • Moisés González Diz
  • José Miguel Bahamonde Bahamonde

El espíritu navideño se tomó los hogares magallánicos

Con hermosos adornos y gran creatividad, las villas El Golf y Las Nieves
se “visten” para esperar la Navidad.

Por La Prensa Austral martes 20 de diciembre del 2011

Compartir esta noticia
288
Visitas


A sólo cinco días de Navidad, son decenas de casas en Punta Arenas que desde hace algunas semanas se encuentran adornadas para la ocasión, lo que provoca el deleite de los transeúntes, automovilistas y turistas.

Es el espíritu navideño que, en el caso de José Sepúlveda Carvajal, vecino de Avenida Los Generales 0489 de la villa Las Nieves, posee a raudales. Incluso posa para la foto con un gorro y una bata de Viejo Pascuero.

Le tomó dos semanas adornar su casa completamente. El 8 de diciembre ya tenía todo listo. Pero destaca que este espíritu no sólo lo tiene él, sino que toda su familia, compuesta por su esposa, Lucía Cresp Condesa, sus hijos José Ignacio y Jessica, su yerno, y su nieta Emilia.

“Cuando llegamos a la villa, el año 80 y tanto, comenzamos con los vecinos a adornar con unas guirnaldas el pasaje. Después, con el vecino de enfrente, empezamos a instalar un pesebre gigante. Y así, uno va comprando un adorno navideño todos los años. Así se van juntando cosas”, agregó.

Por su parte, Juan Barría Cárdenas, jubilado de la villa Las Nieves, quien vive junto a su esposa y sus dos hijos en Avenida Los Generales 0429, hace una semana “inauguró” la decoración navideña en su hogar, tarea que efectúa con agrado desde hace más de 30 años.

“El año pasado puse al Viejo Pascuero minero, gracias a que rescataron a los 33 mineros con vida. Y este año coloqué al Viejo Pascuero tomando mate”, añadió.

Finalmente, Carmen Cárdenas Ojeda, quien vive con su esposo en calle Spiteful 1076, de la villa El Golf, sostuvo que pese a que sus hijos se independizaron, decidió continuar con la tradición que inició cuando ellos nacieron, en Posesión.
El 1 de diciembre debe tener todo listo, lo que le toma cuatro días y lo conserva hasta la Pascua de los Reyes Magos, el 7 de enero.

Las luces las mantiene encendidas desde las 22,30 horas hasta las dos de la mañana.

En cuanto al gasto en energía eléctrica, aseguró que bien valía el esfuerzo.

“Es una sola vez en el año, así es que no es para preocuparse tanto. Son 20 mil pesos más de consumo. Pero si nos estamos midiendo en eso, no haría nada”, reflexionó.