Necrológicas
  • Marta Irma Muñoz Cárdenas
  • Emelina Ayala Gajardo
  • José Arturo Sotomayor García

“El tema antártico carece de sentido de urgencia en Chile y eso es un error”

– El ministro de RR. EE., Alfredo Moreno, informó a José Retamales que seguirá al frente del Inach por tres años debido a su excelente gestión.

Por La Prensa Austral domingo 18 de septiembre del 2011
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
11
Visitas


Bastante quitado de bulla, pocos saben que el magallánico José Retamales fue algo así como el “Primer Ministro” de la Antártica, al presidir los últimos años el Consejo de Administradores de Programas Antárticos Nacionales (Comnap), que es el segundo organismo de importancia dentro del Sistema Antártico. Cargo que, en forma extraordinaria, se le extendió por un año y lo dejó recién hace un mes en Suecia (junio 2006-agosto 2011).

Y también fue su destacada labor la que llevó al ministro de Relaciones Exteriores, Alfredo Moreno, a comunicarle hace un mes que, pese a haber cumplido su período legal al frente de la dirección nacional del Instituto Antártico Chileno (Inach), el gobierno decidió dejarlo al frente de la institución por otros tres años.

Hoy, José Retamales debe ser uno de los chilenos que más sabe y valora la importancia del vínculo del país y de la región, en particular, con la Antártica. Por ello, siente que, pese a las expresiones políticas, aún no se calibra la trascendencia histórica, geopolítica, científica y ecológica que tiene la cercanía chilena con el continente helado. Declara que trabajará arduamente para corregir en algo esta actitud un tanto displicente y para que haya mayor conciencia antártica en Chile y en Magallanes.

“El tema antártico es abordado como un tema que carece de urgencia y eso es un error”, plantea con absoluta convicción y conocimiento de causa.

“Creo que los chilenos, en alguna medida, seguimos siendo un país mediterráneo, concentrado en el valle central entre la cordillera de la Costa y la cordillera de los Andes. Es como un país que empieza en Finlandia y termina en el Sahara y todo el mundo quiere vivir en Madrid, porque hay mejor clima. En Chile, en general, hay muy poco conocimiento de la Patagonia y ¡qué decir de la Antártica!”, espeta.

Para Retamales, las autoridades deberían impulsar la relevancia de la condición tricontinental de Chile, que tiene algo que decir en Oceanía a través de la Isla de Pascua y tiene mucho que aportar y es respetado por su vínculo con el territorio antártico.

La Antártica es un continente de 14 millones de kilómetros cuadrados y tiene 18 veces el tamaño de Chile. “Además, dobla cada año su territorio por efecto de que se congelan los mares que la circundan; es el continente más alto del mundo; y es el depositario de enormes proezas heroicas como la de Shackleton y Scott, exhibiendo una bitácora de historias como la que vamos a recordar en diciembre próximo, cuando se cumplan cien años de que Amundsen conquistara el Polo Sur”, remarca.

Al respecto, agrega que -y casi frente al gran desconocimiento e indiferencia nacionales- el mundo anglosajón (Inglaterra, Nueva Zelanda, Australia, Estados Unidos, entre otros) está preparando un completo programa para recordar la muerte del capitán Scott en su intento por llegar al Polo Sur, un mes después de que Amundsen lograra tal objetivo.

“El capitán Scott es recordado en su empeño y solidez por alcanzar su objetivo y estos son valores que se remarcan en el mundo anglosajón, que están vinculados a la Antártica y que perduran en esas sociedades hasta el día de hoy y que es bueno para todo el mundo que ello se recuerde y, ciertamente, también para nosotros, pues son valores que deben estar presentes en la educación y en el alma nacional respecto a qué podemos aspirar”, plantea con una emoción contenida, pero firmemente presente en su voz.

Retamales también hace hincapié en la preservación de la Antártica, como un continente limpio que puede ser mortalmente afectado por el crecimiento y el cambio climático.

“Nadie puede saber si ese continente al ritmo del crecimiento de la humanidad va a permanecer inexplotado por siempre. No es algo que tú ni yo ni el lector quisiéramos, pero preservarlo puro, limpio e incontaminado es una gran tarea. Sólo basta mirar lo que está ocurriendo en el Artico, cómo este pequeño calentamiento global ya ha afectado a estos 7 millones de kilómetros cuadrados de hielo y ha abierto un paso entre Japón y Noruega que evita todo el camino por el canal de Suez”, hace ver.

“Deberíamos tener un mayor sentido de urgencia y de la importancia que el continente antártico tiene hoy día para nuestra identidad y posiblemente lo que podría tenerla para nuestra economía en un futuro no tan lejano con un mundo que parece no enterarse en la velocidad a la que crece. En menos de 60 años, hemos pasado de 2 mil 500 millones de habitantes a 7 mil millones”, indica.

Para Retamales, pocos en Chile y, en particular, en Magallanes, han tomado en serio que de seguir las cosas como van posiblemente “La Prensa Austral -pone como ejemplo- deba ser trasladada al cerro Mirador”, refiriéndose al crecimiento del nivel de las aguas por el derretimiento del hielo.

“Claro, quizás eso no lo veamos ni vaya a ocurrir en 50 años más, pero es algo que sí podrán ver nuestros nietos y hay una alerta mundial al respecto”, señala y agrega que acá en el país hay sólo una leve percepción de lo que está realmente pasando.

Por ello, siente que en los cuatro años que seguirá al frente del Inach se abocará a crear mayor conciencia del vínculo de la zona con la Antártica, buscando que haya mayor incidencia en esta temática en los programas de educación, en los nexos de la actividad económica, científica, turística y cultural con dicho continente.
“Necesitamos una actitud más proactiva de las autoridades y de la comunidad”, indica.