Necrológicas
  • Carmen Alvarez Alarcón
  • Valeria Aguilar Díaz

Elvia Tecay: “Sólo quiero que lo encuentren y que diga por qué lo hizo”

Atribulada madre de seis hijos fue dada de alta ayer, luego de estar cinco días hospitalizada, dos de ellos en la Uci.

Por La Prensa Austral jueves 1 de septiembre del 2011

Compartir esta noticia
17
Visitas


El primer grave accidente que sufre un guardiayuda en Punta Arenas en el cumplimiento de su labor, fue el que afectó a Elvia Tecay Chiguay el viernes pasado a las 19,20 horas, en Lautaro Navarro al llegar Roca. Mientras le cobraba a una clienta frente a la Optica Harris, la trabajadora fue arrollada por un Hyundai, Stellar, cuyo chofer nunca detuvo su marcha y se dio a la fuga.

Fue tal el impacto que ella voló varios metros hasta caer boca abajo y golpearse contra la solera frente a la Casa de Cambios Opitz. Nadie supo más del vehículo, salvo un foco que éste perdería en la cuadra siguiente, a la altura del edificio de la Tercera Zona Naval.

En tanto, a la accidentada le sobrevino un profuso sangramiento tras golpearse violentamente la cabeza. Luego de recibir atención prehospitalaria por el Samu, fue derivada al Hospital Clínico de Magallanes.

“Lo peor fue que me llevaron al Hospital Clínico, donde el sufrimiento fue grande”, señaló a este medio Elvia Tecay, al ser visitada ayer por La Prensa Austral en su domicilio de Playa Norte, a pocas horas de ser dada de alta. Recordó que a raíz del impacto su rostro había quedado desfigurado por la hinchazón.

En el recinto hospitalario le tocó esperar cerca de cinco horas para que recién la atendieran, pese a la insistencia de su jefe quien la acompañaba en esos momentos. De ahí, “me cosieron igual que una bolsa de papas”, señaló mostrando los puntos en la herida de su cuero cabelludo.

Todo aquel rato además estuvo amarrada encima de una tabla, con el cuello estabilizado y sin poder moverse. “Más encima me inyectaron un calmante a la vena, pero nunca le apuntaron a la vena”, agregó.

A la medianoche del viernes 26 de agosto y al tratarse de un accidente laboral, la trasladaron a la Clínica Magallanes, donde quedó internada en sala común. En las horas siguientes le sobrevendría una anemia aguda, que obligó a efectuarle transfusiones. Cuatro de sus colegas le donarían sangre en aquel crítico momento, en el cual se mantuvo dos días internada en la Uci del centro asistencial. El lunes recién volvería a sala común.

“Fue como un rayo”

“Ya pasó lo peor”, expresó esta atribulada jefa de hogar de 43 años, madre de seis hijos de 23, 20, 16, 10 y dos mellizos de 5 años. Pese a estar más tranquila, expresó que en sus 13 años de guardiayuda nunca había visto nada parecido a lo que vivió. Reconoce estar intrigada, pues cree que pudo ser algo intencional, ya que a la hora del atropello el tránsito suele estar bajo en aquella calle. Acotó que al vehículo al cual le cobraba en ese momento tampoco estaba en segunda fila.

Elvia Tecay nunca se percató que venía un automóvil hasta que fue pasada a llevar por el incógnito chofer: “fue como un rayo”.

Ella admitió que fue un accidente que incluso pudo haberla llevado hasta la muerte”, expresó. Refirió que sus lesiones fueron “con suerte”, ya que se fracturó un hueso de la columna y de la pelvis: “gracias a Dios fueron trizaduras, pero sin que los huesos se trizaran en un lugar delicado, ya que no necesito operación”.

Lo que más le gustaría en este momento es “que encuentren a la persona y que me diga por qué motivo lo hizo, si fue intencional o qué”. Ha pensado mucho que pudo tratarse de un acto intencional, pues “si fue un accidente, cualquier persona puede tener un accidente, pero por qué el autor no reaccionó en el momento y detuvo su marcha”.

Incluso instó al culpable a entregarse: “de todas maneras lo van a encontrar, cuanto más se demore se agravará el delito”.

La trabajadora accidentada arrienda un inmueble en calle Quillota 0607, pasado Club Hípico.

Diputado

Frente a este mismo tema, el diputado Miodrag Marinovic solicitó ayer a la Fiscalía de Magallanes una atención especial para identificar al autor del atropello de la guardiayuda, instando a destinar todos los medios y diligencias necesarios para ello.

“Es lamentable que en una ciudad como la nuestra, Punta Arenas, una persona modesta, con muchos hijos, cuyo trabajo es el sustento de la casa para los niños, haya sufrido un atropello y lo que es peor, la persona que cometió esta actitud criminal se dio a la fuga, dejándola en absoluto desamparo”, dijo el legislador.