Necrológicas
  • Moisés González Diz
  • José Miguel Bahamonde Bahamonde

Emotiva despedida tributaron a Néstor Garrone

Más de 200 personas se dieron cita ayer en el Santuario María Auxiliadora Don Bosco para despedir los restos del empresario de turismo y comerciante Néstor Garrone Ballistreri, fallecido el pasado lunes víspera de Navidad, y quien será siempre recordado como el gestor del café Garogha en calle Bories, cuna de los café concerts y uno de los primeros locales nocturnos en dictadura.
[…]

Por La Prensa Austral jueves 27 de diciembre del 2012

Compartir esta noticia
141
Visitas


Más de 200 personas se dieron cita ayer en el Santuario María Auxiliadora Don Bosco para despedir los restos del empresario de turismo y comerciante Néstor Garrone Ballistreri, fallecido el pasado lunes víspera de Navidad, y quien será siempre recordado como el gestor del café Garogha en calle Bories, cuna de los café concerts y uno de los primeros locales nocturnos en dictadura.

Este magallánico por adopción, quien llegó de Buenos Aires con una maleta llena se sueños, estaba casado con Paulina Harambour, con quien tuvo dos hijos, Gastón y Gabriela. Estos los despidieron entonando una canción en el responso, en la cual evocaron su carácter de soñador, junto con hacer un emotivo recuerdo de lo importante que eran para él las Navidades. Sus restos luego fueron conducidos hasta el Cementerio Parque Punta Arenas.

El café Garogha aportó un espacio cultural y un enclave de expresión artística durante los 17 años que funcionó, como lo evocó Miguel Angel Alvarado (“Centella”), quien valoró la linda amistad que compartieron. Rodolfo “Talo” Mansilla, a su vez, calificó como “una gran pérdida” el deceso de quien para él “fue un apoyo muy grande en los momentos difíciles que vivimos muchos”.

Dentro de los grandes artistas que pasaron por el Garogha destacaron el 30 de mayo de 1984, la visita del pianista trasandino Ariel Ramírez quien presentó allí su “Misa Criolla” con la intérprete Angélica Irene, su guitarrista Carlos Murdolo y el percusionista Domingo Cura con sus bombos legüeños.

Garrone también fue el responsable de la traída de los rockeros argentinos Soda Stereo, quienes ofrecieron dos actuaciones en el gimnasio Fiscal el 30 de mayo de 1987.