Necrológicas
  • José Arturo Sotomayor García

En la Uci termina acompañante de conductor que protagonizó nuevo choque en la Costanera

Accidente se registró transcurridas 27 horas de otro choque de alto impacto en la misma arteria, repitiéndose aquí la ingesta alcohólica y la alta velocidad.

Por La Prensa Austral lunes 28 de noviembre del 2011
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
318
Visitas


Hay choferes imprudentes que parecen no aprender la lección, y eso quedó reflejado ayer, a la luz de un nuevo accidente automovilístico ocurrido en la Avenida Costanera 21 de Mayo, y en el cual un vehículo guiado por un chofer ebrio terminó estrellado contra un poste metálico. Esto, a 27 horas de otro hecho similar, registrado el día anterior 300 metros al sur, frente a la ex instalaciones de Asmar.

El nuevo choque se produjo a las 6,30 horas de ayer frente al Liceo Industrial Armando Quezada Acharán. También fue atribuible a una falla humana. Si bien se trató de un accidente de alta energía, para quienes fueron testigos del suceso este nuevo suceso fue mucho más violento que el registrado a las 3,30 de la madrugada del sábado.

Los hechos se desencadenaron en circunstancias que el vehículo Toyota Yaris, color rojo, patente BVTW-63, circulaba de sur a norte por la mencionada arteria, y al enfrentar una curva (frente al Nº1970), debido al estado de ebriedad del conductor, éste perdió el control del volante, cambiándose a la pista contraria (que va de norte a sur). En su trayectoria, el móvil impactó a alta velocidad un poste metálico de alumbrado público, para posteriormente retomar la pista por donde circulaba originalmente.

Rescate del acompañante

En el lugar quedaron lesionados el chofer, Jorge Luis Martínez Díaz, 29 años, policontuso y con herida de cuero cabelludo, en tanto su acompañante, Pablo Andrés Fernández Salinas, 26 años, sufrió una fractura de pelvis, de carácter grave. Este último además quedó atrapado al interior del deformado automóvil, debiendo ser socorrido por la unidad de rescate de la Primera Compañía de Bomberos.

Cuando los voluntarios llegaron al lugar, el chofer estaba fuera del vehículo y estaba siendo atendido en la camilla por el Samu para luego ser llevado hasta el Hospital Clínico de Magallanes.

Los rescatistas debieron emplear herramientas hidráulicas, ya que el copiloto atrapado en incómoda posición, tenía una fractura grave y había que sacarlo en forma rápida. Para ello, debieron cortar y sacar completa la puerta trasera del lado derecho y “volar” el techo del Toyota Yaris, siendo de ahí inmovilizada la persona, quien se veía bastante complicada. La maniobra duró unos 25 minutos y no fue fácil, al estar muy deformada la estructura.

En virtud de las huellas apreciables en el sector, se podía concluir ayer que el vehículo tras traspasar a la pista contraria, hizo un efecto “trompo” y se fue contra el poste metálico.

El conductor del siniestrado automóvil quedaría luego detenido por manejar en estado de ebriedad causando lesiones graves y daños en choque.

En tanto, su acompañante fue finalmente derivado a la Uci del Hospital de las Fuerzas Armadas donde quedó internado, debido principalmente a la fractura de pelvis.

Ante este hecho, el teniente coronel Jorge Avila Corvalán, subprefecto de los Servicios de la Prefectura de Carabineros de Magallanes, formuló un llamado a una conducta responsable a seguir por parte de cada conductor. El oficial lamentó estos hechos recientes, “pero aquí ya hay un tema individual y particular que escapa al control del accionar policial”. Como Carabineros, seguirán preocupados de fiscalizar a los choferes.