Necrológicas
  • Norma Luisa Muñoz Sánchez
  • Valeria Aguilar Díaz

En Magallanes no le ven beneficio a “horario de verano” 

Este se anticipó más de 49 días, en el marco del desarrollo del plan piloto del gobierno para el ahorro de energía.

Por La Prensa Austral sábado 20 de agosto del 2011
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
22
Visitas


Hoy a la medianoche los relojes de todo Chile continental deberán adelantarse en una hora, pasándose a la 1,00 AM del domingo. La medida implica un adelantamiento de 49 días respecto de la disposición legal que regula la materia y se sustenta en la idea de aprovechar al máximo la luz solar. Sin embargo, a nivel regional este supuesto beneficio resulta cuando menos discutible.

Incluso medios de comunicación nacionales han hecho ver que el gobierno evalúa de manera positiva las disposiciones de racionamiento energético adoptadas durante este año, pese a ser estas medidas imperceptibles para los usuarios.
En febrero pasado, la autoridad ya había decretado que las centrales hidroeléctricas deben establecer ciertos niveles de reservas hídricas para garantizar el suministro a la población, junto con bajar la tensión del suministro eléctrico en 12 por ciento.

El “fantasma” de un eventual déficit de generación eléctrica de Puerto Montt al norte, incluso hizo extender la vigencia de estas normas hasta el 30 de abril de 2012.

Ante este cambio de hora que se aplica a las 24 horas del sábado, Mario Sillard, subgerente Punta Arenas de la Empresa Eléctrica de Magallanes (Edelmag), expresó que debido a las características climáticas propias de esta región, “no se registra un efecto significativo en el consumo de energía eléctrica en nuestros clientes”.

El único efecto inmediato es un desplazamiento en una hora en la demanda máxima de consumo, acotó.

Intendente: en la zona es bien relativo

Al respecto, Arturo Storaker, intendente de Magallanes, expresó que “siempre el aprovechamiento de las horas luz ha sido una ventaja, el problema es que en esta zona es bien relativo. Pero esto que emana del Ministerio de Energía, que hoy día todos saben que está Rodrigo Alvarez, que es magallánico, y él tiene que estar pensando en alguna parte que esto también afecta acá, pues cuando uno cambia los horarios obviamente está buscando la utilización de las horas luz y también que haya una mejor actividad económica”.

Sin embargo, señaló que en Magallanes esto no tiene ningún impacto económico, aparte que justamente en esta época empiezan a alargarse.

Esta medida tendrá vigencia hasta que el Ministerio del Interior informe el cambio de hora con motivo del término de horario de verano para volver a dar inicio al horario de invierno.

Cere-Umag

Humberto Vidal, director del Centro de Estudios de Recursos Energéticos de la Umag, señaló que el aporte del horario de verano al ahorro energético se fundamenta principalmente en el impacto en el consumo eléctrico residencial y especialmente con respecto a la iluminación artificial. En países desarrollados, esta medida se ha estimado que produce un ahorro de 0,5 por ciento anual en el consumo eléctrico total.

Al respecto, la principal interrogante que genera esta estrategia es si se produce efectivamente un ahorro de energía significativo en la región con la extensión del horario de verano. “Por el momento, no existe una respuesta definitiva, debido a que el posible ahorro va a depender de varios factores locales como latitud, clima y demanda eléctrica en horarios punta, por citar algunos”, expresó. De ahí que la propuesta del Ministerio del Interior de realizar en 2012 una evaluación con la experiencia de este año parece apropiada para “evaluar científicamente el real aporte de la extensión del horario de verano en la disminución del consumo de energía eléctrica en la región y el país”.

Recomendaciones

María José Fierro, nutricionista de Sodexo, entregó algunas claves para no alterar las costumbres de nuestro reloj biológico. Para ello, aconsejó ir acomodando y cerrando por estos días nuestras rutinas y comidas con anticipación, de manera que los cambios no produzcan alteraciones tan bruscas en nuestro organismo, “ya que no dormir bien o andar cansado por alimentarnos mal puede traer alteraciones incluso en nuestra conducta”.

La especialista agrega que esto repercute a todos de distinta manera, pero las personas mayores de 50 años y los niños podrían ser los más afectados por alteraciones en su alimentación.

Además la experta destaca la importancia de dormir ocho horas, ya que evita la sensación de fatiga o la irritabilidad y reduce el impacto que tiene el sueño en la regulación del apetito.