Necrológicas
  • José Arturo Sotomayor García

Equipo de robótica del Charles Darwin se prepara para ganar cupo en competencia

Estudiantes de sexto a octavo básico enseñaron a sus abuelos y abuelas a armar un robot.

Por La Prensa Austral martes 16 de octubre del 2012

Compartir esta noticia
35
Visitas


Una entretenida tarde junto a sus abuelos y abuelas tuvo ayer un grupo de alumnos de sexto a octavo de enseñanza básica del equipo de robótica, Robotwinianos, del Colegio Charles Darwin de Punta Arenas.

Los 12 alumnos y alumnas del equipo de robótica, de entre siete y 14 años, invitaron a sus abuelos y abuelas a participar con ellos en un taller, en donde les enseñaron a armar un pequeño robot para después hacerlo funcionar. Este se desarrolló en las mismas dependencias del establecimiento educacional.

El objetivo fue compartir una actividad de aprendizaje, en donde los nietos guíen a sus abuelos en la construcción y programación de un robot, formando un equipo, lo cual les permitirá desarrollar sus habilidades y conocimientos.

Al respecto, la profesora de Educación Tecnológica, Patricia Mancilla Huirimilla, explicó que el robot funciona a través de un ladrillo llamado NXT, “que es el cerebro, la memoria. Este es programado con un programa denominado Mindstorms, que se realiza a través del computador y luego es traspasada, a través de un cable USB, al robot, en donde éste ejecuta lo que le pidieron que hiciera”, en este caso, movimientos.

“Yo tenía un poco de incertidumbre respecto a qué iba a resultar de esta actividad, porque cuando a uno lo invitan a participar siempre está cuestionándose si lo está haciendo bien o no. Y la verdad es que veo a los abuelos súper conectados con sus nietos y viceversa, disfrutando”, agregó la docente.

Mancilla señaló, además, que la idea de realizar este encuentro entre los estudiantes y sus abuelos “nace desde que el colegio quiso implementar talleres de robótica como una estrategia educativa. Y, a medida que empezamos a trabajar en el taller, los chicos se entusiasmaron, entonces decidimos participar de una competencia internacional, la First Lego League, donde compiten más de 200 mil niños de 60 países”.

Dicha competencia los evalúa en tres áreas: trabajo en equipo, programación y diseño de robot, e investigación. “Y en esta última área es que nosotros estamos trabajando hoy (ayer) con los adultos mayores, los abuelos de los niños y niñas del taller, porque este año la competencia está dedicada a la investigación del envejecimiento y cómo puede afectar la capacidad de una persona para mantener su estilo de vida”.

El próximo 10 de noviembre se realizará en la Universidad Tecnológica Inacap de Punta Arenas el First Lego League regional, con la participación de 10 equipos. El equipo que resulte ganador, viajará a Santiago a competir. El ganador viajará a Estados Unidos.

Volviendo a ser niños
Juan Ramón Agüero (63 años), abuelo de Tiare Olivares Agüero (12 años), alumna de 7º básico del Colegio Charles Darwin, señaló que “al principio cuesta un poco aprender, por la diferencia de edad. Es entretenido porque uno retrocede en el tiempo y vuelve a ser niño. Antes habían rompecabezas de madera, no como ahora que son de plástico, pero lo bueno es que hace ejercitar la mente”.
En tanto, Tiare Olivares, se afanaba en enseñarle a su abuela Alicia Hernández Leiva. “Le estoy enseñando a cómo colocar algunas piezas y si ella no puede, las voy a poner yo”, dijo.

Eugenia Alvarez Rodríguez, a sus 82 años, señaló entusiasmada: “Estoy aprendiendo a armar un robot”. Su nieta, Margarita Villanueva Pavicic (13 años) alumna de 7º básico, señaló orgullosa, por su parte, que su abuela era una buena alumna. “Aprende rápido”, expresó.