Necrológicas
  • Moisés González Diz
  • José Miguel Bahamonde Bahamonde

“Es fundamental revisar si las instalaciones eléctricas soportan requerimientos actuales”

Tras la emergencia, fueron repuestos todos los suministros del edificio.

Por La Prensa Austral viernes 30 de septiembre del 2011
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
10
Visitas


A 13 días del voraz incendio que afectó a cuatro departamentos del edificio Don Bosco, entre el piso 10 al 13, aún no se conocen los resultados de los peritajes bomberiles efectuados en este céntrico y tradicional inmueble.

Pese a que la probable causa del siniestro se atribuye inicialmente a una falla en el sistema eléctrico del recinto, aún no hay nada oficial que lo corrobore. Consultado sobre la complejidad que revistió esta situación, el director regional de la Superintendencia de Electricidad y Combustibles, Juan Barticevic, omitió referirse al tema en particular, al no tener relación con la investigación que se desarrolla en este caso. No obstante, dejó en claro que todas las construcciones de la ciudad, ya sea casas unifamiliares como edificios, deben cumplir con las disposiciones normativas referidas a electricidad y gas.

En todo caso, remarcó que el mantenimiento de las instalaciones interiores es fundamental, y en especial revisar si éstas fueron diseñadas para soportar los requerimientos actuales.

Edificio

Al contactar a la administradora del edificio Don Bosco, Vilma Ramírez, ésta señaló que, por acuerdo de asamblea del comité de administración, no se emitirá ningún tipo de declaración por parte de la comunidad de aquella edificación. Tampoco está permitido el acceso de los medios de comunicación al interior de dicho inmueble.

Esta reserva se mantendrá hasta no tener los antecedentes oficiales del informe de Bomberos relacionados con la causa del siniestro.

No obstante, se pudo apreciar en terreno que todos los suministros del edificio ya están funcionando, contando cada departamento con luz, agua y gas. La única excepción la daría un ascensor que se mantiene en revisión, en tanto el otro permanece operativo.

Asimismo, esta semana ya se aprecia movimiento en los departamentos siniestrados, en algunos de los cuales ya se ha realizado una limpieza y se inician reparaciones por parte de los distintos propietarios.

Por otro lado, en materia de seguros se sigue a la espera acerca de si éstos van a responder por las pérdidas evidenciadas. Al respecto, la comunidad mantenía asegurados los espacios comunes y los ascensores del edificio, mientras que cada departamento dependía de lo que tuviera contratado su respectivo dueño. Lo mismo en lo referido a la reparación en que cada afectado deba incurrir.

En este último aspecto, se prevé que lo más complejo dentro de las obras será la reposición de los ventanales siniestrados. Ello, por su gran tamaño y por el hecho de no ser una faena fácil, precisamente por la altura a que se deberá efectuar, y que deberá contar con la habilitación de estructuras para acometer aquel trabajo.