Necrológicas
  • Julio Sebastián Calderón Maclean

Escarcha y poca precaución cobraron la vida de matrimonio argentino en ruta a Monte Aymond

El conductor, con domicilio en la vecina ciudad de Río Gallegos, perdió el control de su móvil,
chocando a otro vehículo y, finalmente, a un bus de transporte de pasajeros que lo arrastró por varios metros.

Por La Prensa Austral jueves 24 de julio del 2014

Compartir esta noticia
145
Visitas


Un violento y fatal accidente carretero protagonizó un matrimonio argentino que viajaba desde Río Gallegos hasta Punta Arenas. Mientras Fernando Rafael Salvatierra, de 56 años, falleció de manera instantánea, su cónyuge María Ester Martínez, de 48, dejó de existir minutos más tarde a raíz de las irreversibles lesiones.

La tragedia se precipitó alrededor de las 9,45 horas a la altura del kilómetro 75,5 de la ruta internacional CH-255, a 125 kilómetros al norte de Punta Arenas.

El vehículo Renault Megane a bordo del cual viajaba el matrimonio, impactó en primer término a otro vehículo argentino y posteriormente a un bus de la empresa local Hualpén que transportaba personal de la Empresa Nacional del Petróleo hacia la planta de Cerro Sombrero, en Tierra del Fuego. El accidente se habría originado luego que el automóvil Renault Megane que viajaba desde Río Gallegos a nuestra ciudad iniciara una serie de “trompos” sobre la calzada cubierta de escarcha negra.

Se presume que a gran velocidad habría transitado el móvil siniestrado, al menos así lo señalaron los testigos del accidente, asegurando que tras iniciar la serie de giros descontrolados el Renault impactó primero un automóvil Volkswagen Bora, también argentino, que era conducido por Javier Alejandro Quintana, 32 años, en dirección contraria, el cual fue alcanzado en su costado posterior izquierdo, siendo impulsado luego fuera de la carretera.

Después, y en cuestión de segundos, el vehículo protagonista del accidente impactó de costado contra la parte frontal del bus de pasajeros, siendo arrastrado por varios metros, provocando la destrucción total de la cabina del rodado menor, donde sus ocupantes encontraron la muerte.

De acuerdo al testimonio entregado por los trabajadores de Enap, el conductor del vehículo mayor, José Muñoz Andrade, no pudo hacer nada para esquivar el automóvil, el cual giraba sin control directamente hacia su máquina.

Testigos

El conductor del primer vehículo chocado por el auto de la tragedia, Javier Quintana, se mostró consternado y recordó la dinámica del accidente.

“Había estado trabajando en Punta Arenas, y salí temprano con rumbo a (Río) Gallegos, el pavimento estaba complicado, así que no venía muy rápido. De pronto vi que el bordó (burdeo) empezó a hacer trompos, traté de tirarme al costado, pero de todas formas me golpeó y me lanzó fuera de la ruta.

“Detrás mío venía el bus, y cuando pude verlo el auto ya estaba destruido metido debajo, nos acercamos a ver y el hombre ya estaba muerto”, relató en estado de shock.

Asimismo, los trabajadores de Enap quienes viajaban en el vehículo mayor bajaron por una ventana del costado de la máquina, y tras cerciorarse que ninguno de ellos estaba herido, acudieron a ver a los ocupantes del Renault, confirmando que el conductor tenía graves lesiones que indudablemente le habían provocado la muerte, sin embargo, la mujer acompañante aún presentaba signos vitales, por lo que se apresuraron a pedir ayuda para intentar salvarle la vida, aunque señalaron que estaba atrapada entre los fierros del automóvil, muy malherida.

Operativo de rescate

En tres frentes se activaron las unidades de respuesta al trascender la noticia, Carabineros movilizó a personal de la tenencia de Monte Aymond al lugar, y paralelamente Bomberos despachó desde Punta Arenas a la Unidad de Rescate Vehicular al accidente.

Instantes más tarde el Sistema de Atención Médica de Urgencia (Samu) envió una ambulancia al sector, y trasladaba a personal extra a la Sección Aeropolicial de Carabineros a fin de trasladar en el helicóptero institucional a voluntarios bomberiles y personal paramédico con mayor premura al sitio del suceso, todo en pos de poder salvar la vida de la mujer, que de acuerdo a las primeras llamadas de emergencia, permanecía con vida.

No obstante, cerca de 30 minutos después de iniciado el operativo se confirmó desde el lugar de la tragedia que las dos personas habían fallecido.

Por tal motivo, la ambulancia inició retorno y Bomberos al llegar al sitio debió abocarse con herramientas hidráulicas a extraer desde los fierros retorcidos los cuerpos atrapados de los fallecidos, restos que fueron trasladados por el Servicio Médico Legal a la capital regional, a fin de efectuar la autopsia de rigor.

El fiscal de turno solicitó además que peritos de la Sección Investigadora de Accidentes de Tránsito (Siat) de Carabineros viajaran al lugar de la colisión para realizar las diligencias investigativas que permitan concluir las causas que provocaron la tragedia que cobró la vida del matrimonio, residente en la ciudad de Río Gallegos.