Necrológicas

Estudiantes de la U. del Mar vuelven a vivir días de dudas, incertidumbre y rabia

Los dirigentes se reunieron el miércoles con el seremi de Educación, Raúl Muñoz Pérez, mientras el resto de los alumnos no tiene claridad de seguir o no ligados a la casa de estudios.

Por La Prensa Austral viernes 2 de noviembre del 2012

Compartir esta noticia
25
Visitas


Antonia Aburto seguramente nunca olvidará este año, pero no porque haya sido feliz. Desde que estalló el conflicto terminal en la Universidad del Mar, asumió el liderazgo del Consejo de Presidentes y junto a Ricardo Barrera, Francisco Mancilla, Roxana Haro, Juan Pablo Pérez y Eric Alvarado, conforman el grupo que ha debido hacer frente a las constantes consultas de sus compañeros. Y el miércoles, volvieron a reunirse con el seremi de Educación, Raúl Muñoz Pérez, para buscar alguna respuesta concreta tras el anuncio de que el ministerio pidió al Consejo Nacional de Educación, el cierre de la casa de estudios privada.

Pero como ya ha sido la tónica, salieron con las mismas interrogantes. “Estamos esperando lo que diga el Consejo Nacional de Educación y por lo que hemos averiguado con otras sedes, podría haber una respuesta en diez o quince días, pero el ministerio dio como plazo entre cinco y seis meses. Incluso nos han llegado rumores de que el Mineduc quiere cerrarla en diciembre”, contó Aburto, que ya sospecha de que detrás de todo esto, hay una maniobra política: “que la cierren, antes de un año electoral, puede ser tomado como un ícono para terminar con el lucro en la educación”, aventuró la estudiante de Traducción Inglés-Español.

Durante casi todo octubre, se respiró otro aire. No por la primavera, precisamente. Asumió Marco Poza como rector en la sede Punta Arenas y a mitad de mes, se cancelaron las deudas con los docentes y funcionarios. A tanto llegó el optimismo, que comenzó a hablarse del proceso de admisión 2013. Hasta que llegó el mazazo del Mineduc.

“El ambiente volvió a ser incierto. Se ve en las caras, las miradas perdidas. El 95 por ciento de los estudiantes va a dar orden de no pago a los cheques”, relató Aburto. Pero otros se aburrieron antes. Mauricio Araya, de primer año de Enfermería, se retiró a fines de septiembre.

Problemas familiares

“Lamentablemente comencé a tener problemas familiares, era tema de todos los días y llegó a un punto en que decidí retirarme por salud mental, para no seguir teniendo problemas en mi casa”, expresó Araya, uno de tantos que se siente “como el cuento del tío”, porque a pesar de todos los problemas que arrastraba la U. del Mar, que el año pasado ya se manifestaban como graves, confió: “Lo peor es que uno estaba muy ilusionado con ser profesional y respondiendo en los estudios, para que por culpa de terceros, todos los sueños se terminen”, manifestó con desazón Araya.

Por lo menos, en su caso, la incertidumbre terminó. Pero el futuro no parece tan auspicioso. “Estoy viendo la posibilidad de estudiar acá y si no resulta, irme, que es la última opción que quería”. Lo insólito es que tiene una deuda de un millón de pesos con la universidad “y uno siente que cómo va a botar la plata por un servicio que al final no me prestaron”, concluyó Mauricio Araya.

Pero quien sí se tiró en picada contra los responsables de la crisis de la Universidad del Mar fue Juan Pablo Dragicevic, que está por terminar kinesiología y por lo mismo, no piensa abandonar el buque. “Voy a continuar hasta las últimas, siempre he dicho que las instituciones las hacen las personas, y me siento orgulloso de pertenecer a la Universidad del Mar, orgulloso de mis docentes, funcionarios, del espíritu humano y transversal que se ha creado a raíz de toda esta crisis, en cambio no así, de quienes han llevado esto a la tumba, los Vera, los Villaseñor, los Baeza, los Aspeé, los Zúñiga y otros tantos que pensaron que podían jugar con los sueños de gente esforzada”.

Mientras a nivel nacional, se anuncian movilizaciones, en Punta Arenas aún están con dudas. Por lo pronto, Antonia Aburto hizo un llamado a las autoridades regionales, para que se sensibilicen con el tema y les den una mano.