Necrológicas
  • Moisés González Diz
  • José Miguel Bahamonde Bahamonde

Estudiantes mostraron buena preparación para enfrentar catástrofes

La mayoría de los establecimientos educacionales cuenta con plan de contingencia, ha realizado simulacros
previos y mantiene informados a sus alumnos.
Uno de los principales problemas que detectó la Corporación Municipal fue que no tuvo cómo obtener
información de sus colegios, por lo que presentarán un proyecto para dotar de radios a cada uno.

Por La Prensa Austral sábado 3 de diciembre del 2011

Compartir esta noticia
62
Visitas


El sonido de un timbre al interior de los colegios de Punta Arenas, activó la alarma de terremoto. Durante un minuto los alumnos y profesores permanecieron debajo de sus mesas y luego se formaron para salir de las salas, evacuando por la alerta de tsunami. Profesores con chalecos reflectantes y representantes de cursos con carteles de llamativos colores encabezaban las delegaciones para que no se perdieran.

Alumnos desde kinder a tercero medio (los cuartos ya salieron de vacaciones) repletaron las calles de la ciudad buscando el punto seguro. Se lo tomaron en serio. La instrucción decía que debían caminar por la calle, para evitar que algún elemento cayera sobre ellos; a paso apresurado y sin separarse. No faltaron quienes se desviaron hacia las veredas, pero los mismos compañeros los retaron por su error.

Los colegios fuera de la línea de seguridad evacuaron a los puntos establecidos a lo largo de Avenida España, concentrándose gran cantidad de estudiantes en la intersección con calle Croacia, donde se reunieron la Escuela Portugal, Insafa, Instituto Don Bosco, Colegio Cruz del Sur, Escuela Croacia y algunos jardines infantiles.

Esta preparación se explica porque prácticamente todos los establecimientos cuentan con un plan de contingencia y realizan la “Operación Deyse”, al menos, una vez al año para que los alumnos sepan cómo actuar ante las emergencias. “Realizamos charlas en las salas, entrega de folletos y los profesores jefes abordaron el tema en consejo de curso”, contó el profesor de Educación Física del Colegio Cruz del Sur, Cristián Vergara, mostrándose conforme con el desem-
peño de los escolares.

Puntos bajos

El secretario de la Corporación Municipal, Orlando Estefó, se refirió a las falencias detectadas luego del simulacro. El principal problema fue la falta de comunicación del sostenedor con sus establecimientos. “Vamos a presentar un proyecto para que cada colegio tenga una radio porque no tuvimos cómo obtener reportes”, expresó.

También surgieron dudas sobre si cerrar o no las escuelas, por resguardo. “Vamos a tomar medidas administrativas para tener las llaves de todos los colegios”, dijo. Ahora bien, respecto del simulacro en sí, indicó que algunos automóviles no respetaron el tránsito y que “no se escucharon las sirenas en todas partes”. De hecho, una parvularia del jardín infantil Matilde Huici contó que al interior del recinto nadie se había dado cuenta del inicio de la supuesta emergencia. “Nos morimos todos si no lo escuchamos por la radio”, ironizó.

Estefó estimó que 9 mil alumnos de colegios municipales participaron del simulacro, ya que no sólo evacuaron los de zonas inundables. No obstante, en algunos disminuyó la asistencia.