Necrológicas
  • Aroldo Andrade Andrade
  • María Lucinda Levill Levill

Estudiantes repudian sanciones y actos de violencia hacia sus compañeros

Ayer marcharon para solidarizar con ellos y llamaron al seremi de Educación
a no permitir expulsiones.

Por La Prensa Austral lunes 20 de junio del 2011

Compartir esta noticia
12
Visitas


Para demostrar que la movilización sigue viva y rechazar los actos de violencia y amenazas académicas, más de un centenar de estudiantes marcharon ayer por calle Bories, Plaza de Armas y calle Magallanes hasta llegar al Instituto Sagrada Familia (Insafa), donde se han vivido los últimos episodios de agresión denunciados por los alumnos.

La noche del día sábado, las alumnas habrían recibido advertencias de desalojo y expulsión e incluso, habrían sufrido “empujones” por parte de los profesores, según acusaron. Los apoderados tomaron medidas de resguardo e hicieron guardia afuera del recinto educacional, apoyados por el Colegio de Profesores y secundarios.

“No podemos permitir actitudes matonescas por parte de los colegios. Estamos absolutamente en contra de cómo han actuado algunos”, manifestó una de las líderes de los secundarios, Macarena Guerrero.

Junto a esta representativa marcha, la Coordinadora de Estudiantes Secundarios (Ces) emitió un comunicado público en el que repudió las medidas que puedan perjudicar la situación académica de los estudiantes.

Argumentos

“No se puede expulsar a un estudiante por ser participante de las “tomas” de los liceos, ya que ningún reglamento interno de los establecimientos educacionales puede sobrepasar la ley, en este caso, lo declarado por el Ministerio de Educación”, versa el escrito donde desmenuzan parte de dicha normativa.

Según describe el comunicado, están prohibidos los castigos físicos, medidas disciplinarias que atenten contra la dignidad de los alumnos, impedir el ingreso de un escolar al colegio o tomar medidas que perjudiquen su proceso educativo.

La Coordinadora también asegura que “no se puede tomar como sanción la suspensión indefinida o condicionalidad con el argumento de “participación en toma” porque implicaría una expulsión encubierta que afectaría el proceso educativo del estudiante”, añadiendo que tal medida “carece de carácter pedagógico”.

Por lo anterior, la Ces hace un llamado a que la secretaría regional ministerial de Educación (Secreduc) “haga cumplir la ley que promueve”.

Al respecto, el seremi de Educación, Raúl Muñoz, declaró que “por ley no corresponde expulsar a ningún alumno y el ministerio será garante de eso”, destacando que “el camino siempre es el diálogo, ni las amenazas ni las agresiones son adecuadas”.

Por último, la Ces aplaudió la valentía y el compromiso de los estudiantes en “toma”, ya que “pese a las amenazas continúan firmes con la convicción de que la educación debe ser pública, gratuita e igualitaria”.

Colegio Punta Arenas

Uno de los conflictos internos más graves que ha dejado las movilizaciones se está viviendo al interior del Colegio Punta Arenas. La semana pasada un grupo de alumnos intentó “tomarse” el establecimiento, pero la directora Floridema Vera Cárdenas había adoptado medidas para impedirlo, contratando cuatro guardias de seguridad. Los estudiantes denunciaron haber sido víctimas de ataques verbales y físicos por parte de estos hombres y de los profesores; incluso, dos alumnos constataron lesiones leves.

Hoy los estudiantes involucrados conocerán las sanciones estimadas por la dirección, pero hay apoderados que no estarían dispuestos a aceptar la expulsión de sus hijos, pudiendo tomar acciones legales en contra de los responsables individuales de las agresiones.