Necrológicas
  • Norma Luisa Muñoz Sánchez
  • Valeria Aguilar Díaz

Gobernador de las Falklands: “Los argentinos no pueden decirles a otros países lo que tienen que hacer”

– Nigel Haywood, representante del gobierno británico en este archipiélago del Atlántico Sur, conversó sobre la polémica que se desató luego de que el alcalde de Cabo de Hornos hablara de “Falklands” en lugar de “Malvinas”.

Por La Prensa Austral domingo 25 de septiembre del 2011

Compartir esta noticia
83
Visitas


La Casa del Gobernador de las Islas Falkland (Malvinas) es una amplia residencia en la calle Ross, en Stanley. Un inmueble muy “british” donde el refinado acento en el habla de los funcionarios diplomáticos asoma de inmediato una vez que uno ingresa a él; eso, además de las diversas fotografías y pinturas de los miembros de la familia real, por supuesto, más de la reina.

Luego de unos minutos de espera en el hall, una asistente invita a pasar al salón principal que está siendo preparado para que tres horas más tarde el gobernador reciba allí a los chilenos residentes (alrededor de 300), ocasión en la que se conmemorará la Independencia de Chile; celebración inédita, según me comentaron varios compatriotas unos días antes. Tras acomodar dos sofás y una mesa de centro, la secretaria realiza la pregunta de rigor para la circunstancia: “Would you like a cup of tea?” (¿Le gustaría tomar un té?). Tras la respuesta afirmativa, a los pocos minutos reaparece en el salón con una bandeja de plata, fina loza y el brebaje acompañado de galletas, seguida de un sonriente Nigel Haywood, quien de inmediato se arrellana en uno de los sillones, sosteniendo en sus manos una hoja impresa con información sobre La Prensa Austral.

El gobernador asumió este cargo hace un año por designación directa de la Reina Isabel II. Por delante le quedan aún dos o tres años. En síntesis, su función es manejar las relaciones entre las Falklands y Londres, en los ámbitos social, cultural, económico y político. Aunque de inmediato aclara en un inglés pausado: “El gobierno británico no decide lo que se hace en la isla; los isleños deciden”. Haywood se refiere al poder de autodeterminación que existe en las islas, con una Asamblea Legislativa de ocho miembros que destina, por ejemplo, los recursos del presupuesto anual, fondos que en su gran mayoría provienen del negocio pesquero, la principal actividad económica en el archipiélago. Sólo en materia de Defensa dependen del Reino Unido. “Esta relación es muy distinta a la visión colonialista tradicional”, precisa.

El gobernador se siente bien hablando de los chilenos que trabajan en las Falklands. “Ellos son parte de la comunidad. Son buenos trabajadores”, destaca, agregando que la relación con Chile es muy buena y que desea que se den nuevos pasos que permitan cimentarla aún más. En este sentido, espera que el barco que realizaba hasta hace un año viajes periódicos a las Falklands pueda retomar esa ruta (un anhelo de los habitantes de la isla, en especial de los chilenos que extrañan los productos de origen nacional -frutas y verduras, sobre todo- a precios más económicos que los que llegan del Reino Unido). “Claro que éste es un asunto comercial”, puntualiza el gobernador. Sostiene que también sería muy beneficioso que Lan aumentara a dos los vuelos desde Chile a las islas; deseo, en todo caso, expresado un día antes de que la Presidenta de Argentina anunciara la revisión del acuerdo que permite que la compañía aérea vuele una vez a la semana a las Falklands atravesando cielos argentinos, lo que podría derivar en una suspensión de este itinerario, noticia que provocó gran preocupación entre los chilenos, al punto que algunos de ellos convocaron a una reunión informal para analizar este asunto.

Relación con Argentina

Y si Haywood se siente cómodo cuando se refiere a los chilenos, su postura varía de inmediato al momento de hablar del gobierno argentino. “Me parece extraño. Ellos (argentinos) deben tener cosas más importantes de qué preocuparse que cómo un país llama a otro. Ellos no pueden decirles a otros países lo que tienen que hacer”, responde a la pregunta sobre qué opina de la reciente polémica suscitada por los dichos del alcalde Cabo de Hornos, Hugo Henríquez, quien se refirió a las “Falklands” y no a las “Malvinas” al dar a conocer un viaje al archipiélago, por lo cual debió pedir disculpas al gobierno argentino, debido a que Chile reconoce el reclamo de soberanía de Argentina sobre ese territorio. “Como isleños queremos tener las mejores relaciones con los países vecinos. En algunas áreas eso es crucial; en la pesca eso es crucial, pero Argentina no coopera en el área pesquera. Los argentinos están atacando permanentemente a las islas, pero hay muchas cosas que no mencionan”, afirma. Según Haywood, si Argentina pretende persuadir a los habitantes de las Falklands, complicándoles la vida es la peor manera de hacerlo. “¿En qué otro lugar del mundo se ve que hacen la vida imposible a otro país?”, se pregunta, dejando la inquietud flotando en el ambiente.
El gobernador lamenta que todos los esfuerzos de acercamiento entre las Falklands y Argentina se hayan deteriorado durante los últimos años. En este sentido, enfatiza que los isleños no están contra los argentinos, que no tienen problemas con ellos, sino con el gobierno. Menciona que en marzo pasado en Stanley (la capital del archipiélago) se realizó una maratón que ganó un atleta argentino; que en los dos últimos años han recibido la visita de un equipo de rugby argentino, aunque lamenta que algunos aspectos de esa cita deportiva hayan sido usados por Argentina como propaganda al mostrar a niños de la isla jugando ese deporte, que no se practica en las Falklands. “Pero pese a todo, queremos que más gente nos visite, venga de donde venga”, concluye.

(Foto: Alejandro Toro)