Necrológicas
  • Moisés González Diz
  • José Miguel Bahamonde Bahamonde

Grabación de cámara de televigilancia fue determinante para probar un asalto callejero

Tribunal absolvió a los acusados de un segundo de la misma naturaleza.

Por La Prensa Austral viernes 14 de diciembre del 2012

Compartir esta noticia
111
Visitas


Con un fallo condenatorio respecto de uno de los episodios finalizó ayer el juicio oral en contra de Cristián Alejandro Marín Bustamante, de 19 años, y M.P.E.H. de 17, quienes en la madrugada del 21 de junio pasado robaron y apuñalaron a J.L.R.R., de 43 años, en calle Errázuriz. Además, ambos acusados fueron absueltos de un hecho de la misma naturaleza ocurrido minutos antes a pocos metros del anterior escenario.

Los jueces Gonzalo Rojas, Pablo Miño y José Octavio Rojas determinaron por unanimidad exculpar de responsabilidad a ambos imputados en el primer hecho delictual que afectó a J.M.A.M. de 45 años en la esquina de Balmaceda con Avenida España, principalmente, porque no se logró establecer, más allá de toda duda razonable, su relación con el ilícito. No obstante, en el segundo robo, no cupo lugar a duda respecto de su participación, ya que todo el episodio fue captado por las cámaras de televigilancia de la Central de Comunicaciones de Carabineros (Cenco), imágenes que fueron exhibidas por la fiscal Wendoline Acuña, como una potente prueba visual.

En el video se apreciaba claramente cómo luego de reducir a golpes a la víctima, quien circulaba en estado de ebriedad, el acusado menor de edad extrajo un arma blanca propinándole diversos cortes en las piernas al afectado, lo que captó la lente de la cámara de televigilancia, despachándose una unidad policial al lugar, lo que permitió la detención de los antisociales.

Durante el juicio, se entregó como prueba documental el testimonio de las víctimas prestado a la policía, en cuyos dichos se reconocía la vinculación de ambos imputados en los asaltos. Sin embargo, la no comparecencia del primero de los afectados como testigo en el propio juicio, fue determinante para la absolución de uno de los casos.

El próximo martes, 18 de diciembre, se conocerá la pena que finalmente se les impondrá a los imputados, ya que ciertamente no se aplicaría la que la Fiscalía estaba solicitando originalmente respecto de los dos hechos, que era de 15 años de prisión para el acusado de 19 años y 10 años de internación en régimen cerrado en la cárcel juvenil para el menor de 17.