Necrológicas
  • Carmen Alvarez Alarcón
  • Valeria Aguilar Díaz

Inédita carrera de perros galgos en el Club Hípico

“No somos carreristas, sino cazadores de liebres”, admitió uno de los organizadores, Luis Montiel.

Por La Prensa Austral lunes 31 de diciembre del 2012

Compartir esta noticia
580
Visitas


Cerca de 300 personas congregó ayer junto a la pista del Club Hípico de Punta Arenas la primera carrera amistosa de perros galgos, en donde criadores y amantes de estos animales pudieron apreciar la destreza, belleza y sorprendente velocidad que alcanzan los canes, que encantaron a chicos y grandes.

Poco antes de las 16 horas catorce imponentes ejemplares de galgos ingleses y españoles eran alistados para correr los 180 metros hasta la meta, prueba que caracterizó el primer evento de competencia deportiva de estos animales en Punta Arenas donde cientos de personas se reunieron en familia para disfrutar el espectáculo que brindaron los perros.

Promediando 11 segundos desde la largada hasta cruzar la meta los veloces animales “corrieron como bala” en el Club Hípico donde sólo una estela de polvo podía apreciarse tras el paso de los galgos que pueden alcanzar hasta los 80 kilómetros por hora, y que por la fuerza y velocidad que los caracterizan, además de los afinados sentidos de vista y olfato que poseen, son el compañero ideal para la caza deportiva.

La carrera que pretende llevar al límite de su destreza y velocidad a los canes emplea una “presa” que de forma artesanal simula una liebre que inmediatamente activa el instinto cazador de estos animales que lo persiguen hasta la meta, donde los organizadores y jueces de la carrera manipulaban un artefacto que la arrastraba hasta ese lugar, destacando que esta carrera fue organizada por un grupo de criadores que se reúnen los fines de semana para ir con sus animales al campo y en ocasiones salir a la caza de liebres.

Gacela, Cholo, Paloma, Aquiles, Onecu, El Rayo, Gitana, Suazo, Polo, La Rusa y Bala Mágica, eran sólo algunos de los simpáticos nombres que podían escucharse para nombrar a los competidores y otros ejemplares que rondaban la pista de carrera y que eran acompañados por sus amos, quienes esperan que este tipo de eventos puedan seguirse realizando en la capital regional y encantando a los asistentes.

Sin duda los niños fueron los que disfrutaron de sobremanera la carrera, ya que además de los competidores, cerca de 40 canes de esta dócil raza pudieron apreciarse en el recinto acompañados de sus amos que no dudaron en permitir a los presentes tomarse fotos y jugar con los cuadrúpedos.
Hechos para correr

Estos animales mundialmente conocidos por su velocidad, son sin duda una bella obra de la naturaleza ya que la evolución de la raza los ha formado con una cabeza pequeña y puntiaguda para cortar el viento y un cuerpo delgado y ligero impulsado por unas potentes patas traseras, y con esta combinación de elementos pueden alcanzar hasta los 80 kilómetros por hora, además de que las extremidades delanteras les permiten maniobrar y cambiar de dirección abruptamente sin perder velocidad.

Los que no terminaron

En esta primera edición organizada entre amigos para mostrar la velocidad y destreza de sus animales compitieron algunos galgos que ya tenían experiencia previa corriendo en pistas, pero algunos de éstos, acostumbrados a perseguir liebres a campo abierto, no lograron finalizar la carrera ya que perdían de vista su presa por la gran cantidad de gente o tal como aseguraban sus amos “se dan cuenta que no es una liebre de verdad; son animales muy inteligentes”.
En septiembre de 2011, en Puerto Natales, se realizó una carrera demostrativa de estos animales. En Punta Arenas, según recuerda Luis Montiel, uno de los organizadores, habían hecho algunas demostraciones en el mismo Club Hípico, pero es la primera vez que se hace algo con público, en pista, en un evento que no tuvo fines de lucro y que sirvió para entretener a los asistentes que llegaron a ver las carreras de caballos a la chilena, aclarando que “no somos carreristas, somos cazadores de liebres”.