Necrológicas

Intendente considera “irracional” que él dirima conflicto entre usuarios y administradora de ZF

Se han agudizado las discrepancias entre la Cámara Franca y Rentas Inmobiliarias Ltda. por el horario de atención, entre otros puntos.

Por La Prensa Austral martes 11 de octubre del 2011

Compartir esta noticia
11
Visitas


Reacio a inmiscuirse en el conflicto de la Zona Franca está el intendente Arturo Storaker, al considerar que resulta una “irracionalidad” que él termine arbitrando una solución para las discrepancias que enfrentan a la Cámara Franca (usuarios) y la Sociedad de Rentas Inmobiliarias Ltda.

“Creo que, si no hay racionalidad, la peor irracionalidad es que el intendente en esta comisión corte el queque. Eso es lo más irracional que puede tener y el peor espectáculo que pueden dar los sectores empresariales. No me ha tocado en mi vida y, por eso, Contraloría se está tomando todo el tiempo, porque es un caso único”, replicó el intendente al ser consultado por el tema.

La nueva concesionaria desea aplicar un horario de atención más amplio, que permita que los magallánicos y los turistas tengan abierto el recinto en forma continua, los siete días de la semana. Ya corrió para el 1 de noviembre el nuevo horario y anunció que aplicará multas si no se cumple con él.

Pero, los usuarios denunciaron que ello fue decidido unilateralmente y que es ilegal. Reclaman que no todos están en condiciones de hacer frente a dicha extensión horaria y que se les debe permitir acomodarse según acuerdos previos.

En este contexto, los ojos están mirando hacia la intendencia, que tiene que encabezar una mesa de trabajo. Fuentes de la Cámara Franca repararon en que el intendente ha estado pasivo en este tema.

– En la Zona Franca existe un conflicto que se ha agudizado.

– “Lo que uno se preocupa cuando ve eso es que ni las negociaciones antagónicas entre sindicato y empresa tienen tan mal término como está teniendo eso. Creo que es una vergüenza -viéndolo como autoridad- que sectores empresariales altamente calificados no lleguen a acuerdo”.

– Pero, están pidiendo que usted intervenga según consta en el contrato. Le están pidiendo, de alguna forma, que usted dirima.

– “Mi experiencia es que es una mala decisión porque finalmente uno va a optar por lo que más cree y no por lo que cada una de las partes pudiera haber llegado a un gran acuerdo. Porque yo podría darle la razón a uno o a otro, darle a uno un poco y al otro, el otro. Entonces, ¿por qué la autoridad va a dirimir algo que las dos partes se supone, porque son empresarios altamente calificados,…?

– Entonces, ¿usted no comparte el rol que se le da al intendente en el contrato de concesión?

– “El rol no es ni bueno ni malo. Simplemente, está hecho para las situaciones extremas. Por eso consulté a Contraloría, porque algunos dicen que está la facultad y otros, que no. Si está la facultad… Si llegan acá, porque hoy día no han dicho todavía: “Oiga, corte. Dígame el problema: ¿A o B o C?” y yo digo: “A”. Eso no ha llegado, me han planteado el problema, pero no han dicho: “Oiga, ¡arbitre!”. Porque saben que es malo para ellos. Cualquier decisión que yo tome como tercero no va a ser ni para A ni para B. Ellos van a seguir con el conflicto un poco de tiempo más y creo que van a llegar a solución y, si piden que intervenga el intendente, corren un gran riesgo…”.

– Pero existe presión sobre usted para que asuma un rol más activo.

– “Son presiones relativas, porque cuando uno quiere se sienta en la mesa y armamos la cosa. Cuando uno no quiere o el otro no quiere tanto, es que no hay tanta decisión de que eso es tan bueno. Creo que lo peor es ir al árbitro arbitrador, es el peor error que pueden cometer las partes”.

– ¿Usted esperaría que las partes solucionaran antes su conflicto?

– “Creo que, si no hay racionalidad, la peor irracionalidad es que el intendente en esta comisión corte el queque. Eso es lo más irracional que puede tener y el peor espectáculo que pueden dar los sectores empresariales. No me ha tocado en mi vida y, por eso Contraloría se está tomando todo el tiempo, porque es un caso único. Además esto no existe en otro lado: que el intendente tenga que venir y decir A o B. ¡Imagínese que uno haga una chambonada! Y después, ¿quién la corrige? Nadie. Me van a pedir que corrija el arbitraje. De seguro, estoy casi seguro que eso va a ocurrir.

“Las negociaciones, las mejores son cuando las partes llegan a acuerdo, no cuando el árbitro llega a acuerdo. Esas son las peores. Es como llegar a la instancia judicial”.