Necrológicas

Jaurías de perros atacan y matan a ovejas preñadas en el cordón Baquedano

Los piños de ovejas preñadas de al menos cuatro ganaderos fueron atacadas por jaurías de perros vagos en la zona ganadera del cordón Baquedano, a unos 5 kilómetros de Porvenir, la tarde del lunes. Según el relato de uno de los afectados, el parcelero del sector, Neftalí Gallardo, los ataques diezmaron animales de su propiedad y de los predios vecinos de sus colegas Diego San Román, Waldo Alarcón y Manuel Román.
[…]

Por La Prensa Austral miércoles 28 de septiembre del 2011

Compartir esta noticia
285
Visitas


Los piños de ovejas preñadas de al menos cuatro ganaderos fueron atacadas por jaurías de perros vagos en la zona ganadera del cordón Baquedano, a unos 5 kilómetros de Porvenir, la tarde del lunes. Según el relato de uno de los afectados, el parcelero del sector, Neftalí Gallardo, los ataques diezmaron animales de su propiedad y de los predios vecinos de sus colegas Diego San Román, Waldo Alarcón y Manuel Román.

“Las personas se quejan por la muerte de perros vagos en Porvenir y la radio trata de ‘lamentable’ sus muertes en la ciudad. Pero para nosotros no es ninguna lástima, si no que tristeza nos da el ver a nuestras ovejas muriendo, con los intestinos colgando porque los perros ni siquiera se las comen. Ellos las degüellan y luego las abandonan, desangrándose”, detalló Gallardo.

Dijo que los perros, en verdaderas jaurías cual hienas salvajes, les cercenan las gargantas de las ovejas sólo para ver correr su sangre. “En esta época -aseguró- tienen como presa favorita las ovejas preñadas y con sus muertes nosotros sufrimos doble pérdida: la de la oveja madre y del cordero que quedará sin nacer”.

Según el ganadero, en general se trata de perros salvajes, que atacan a los ovinos de noche y con los cuales es difícil lidiar e imposible detenerlos, pues huyen cuando olfatean la presencia humana. “Ojalá las autoridades tomen cartas en el asunto”, acotó. A pesar de la gravedad de los hechos, en la Comisaría de Porvenir no se registró ninguna denuncia de parte de los ganaderos que vieron mermadas sus majadas con los presuntos ataques caninos.