Necrológicas
  • Aroldo Andrade Andrade
  • María Lucinda Levill Levill

Jefa de hogar damnificada sueña con reconstruir a la brevedad

Agradeció donaciones recibidas y apoyo del municipio en desarme

Por La Prensa Austral sábado 4 de junio del 2011

Compartir esta noticia
22
Visitas


Pequeños grandes gestos animaron ayer a los siete integrantes de la familia de Flor Díaz, quienes a raíz de un violento incendio perdieron su vivienda de pasaje Teodoro Von Fuchs Nº379, población Gobernador Philippi, en la madrugada del jueves. Lejos de perder el ánimo al ver su hogar reducido a escombros, sumado el recuerdo de cuando a los 12 años su madre perdió también su casa en un siniestro, la jefa de hogar se mostró confiada en poder partir de cero y de recobrar su morada.

El primer aliciente para ella fue que su grupo familiar salvara ileso de las llamas, en especial sus tres nietos de entre 7 y 4 años. La voz de alerta de sus vecinos les permitió despertar esa noche. Detrás de ello también ve a Dios, quien le dio las fuerzas para desafiar al fuego y sacar desde su dormitorio a su hija Jurliette y nieta Nixia, quienes estaban atrapadas en una ampliación lateral de la vivienda.

Ayer, un poco más tranquila, pese a no dormir casi nada, Flor recibió los primeros apoyos por parte del municipio y de la comunidad. A las 9,30 horas, personal municipal de la Dirección de Operaciones llegó hasta su derruido hogar para comenzar el desarme y retiro de los escombros. Con presencia de sus hijas Jurliette y Giselle, se logró avanzar bastante durante la mañana y parte de la tarde.

Esto la animó mucho, ya que la prioridad es volver a levantar un par de piezas para reinstalarse allí a la brevedad posible. De ahí la importancia de su llamado hecho a las empresas constructoras y a parlamentarios y autoridades para que les pudieran ayudar con materiales de construcción. Pese a que ayer no recibía aún ningún ofrecimiento formal de alguna compañía, Marisela Vargas, presidenta de la junta de vecinos Nº39 Población Philippi (en cuya sede su familia es albergada) le comunicó una buena noticia: la gestión de un aporte de un millón y medio de pesos con los primeros materiales para partir dicha reconstrucción.
Donantes anónimos además le hicieron llegar ropa, vestuario y una cama. También se hizo presente con algunos paquetes el jardín infantil Magallanes, donde están dos de sus nietos. La entidad incluso le ofreció ayuda psicológica para los pequeños ante el trauma vivido.

Flor, quien es comunicadora social, sabe que tendrán que trabajar mucho, e incluso necesitarán también aportes en mano de obra para poder avanzar. Junto con agradecer, reiteró sus teléfonos (83487485 ó 83174620) para quien desee ayudarla a cumplir este profundo anhelo.