Necrológicas
  • Carmen Alvarez Alarcón
  • Valeria Aguilar Díaz

Joven autista mostró gran espíritu de superación

– Obtuvo un 5,8 y el siguiente desafío que tiene es rendir la Prueba de Selección Universitaria y entrar a estudiar a Inacap.

Por La Prensa Austral domingo 2 de diciembre del 2012

Compartir esta noticia
80
Visitas


Un ejemplo en ambos sentidos. Miguel Angel Arenas Paillacar, a pesar de su autismo, logró superar sus ramos y egresar de cuarto medio en el Liceo Polivalente María Behety. Un ejemplo, también, la comunidad educativa que lo respaldó y ayudó para cumplir sus metas, sin hacer distinciones ni caer en molestias.

Por eso, la madre del joven de 18 años, Sandra Paillacar Márquez, contó muy orgullosa la historia de Miguel, justo antes de que se le entregara su licencia que acredita que ya la enseñanza media es etapa superada y que ahora el desafío es la educación superior. “Estoy muy agradecida por la integración y apoyo de los profesores, directivos y alumnos. Miguel fue siempre muy querido por sus compañeros”, destacó Paillacar.

El joven realizó la enseñanza básica en la Escuela Pedro Pablo Lemaitre y se destacó por su interés en el uso de Internet y su habilidad para la matemática. “Va a dar la PSU y quiere estudiar algo relacionado con la informática, de preferencia, en Inacap, donde ya tuvimos algunos contactos, gracias a un profesor”, agregó la madre del estudiante, que terminó la media con promedio 5,8 y los únicos ramos que le provocaron dolores de cabeza fueron Física y Química. En cuanto a sus cualidades personales, Miguel Angel Arenas es fanático de la lectura de diarios y, según su madre, “es muy dócil y le gusta que lo premien cuando hace algo bien”.

La familia del joven está compuesta, además, por su padre Miguel Angel Arenas Barriga y sus hermanas Ingrid, de 22 años, Sandra Natalia, de 13, y Dajana, de sólo cinco años, y viven en el sector del Barrio Sur. Al tener 9 mil puntos en la Ficha de Protección Social, esperan que Miguel Angel pueda tener alguna beca para poder continuar sus estudios.

Sin embargo, la familia Arenas-Paillacar aún disfruta del logro de Miguel Angel, quien, además de su licencia de cuarto medio, recibió el premio “Espíritu de Superación”. Por ahora, apunta a dar una buena PSU y entrar a Inacap y después buscará concretar otros sueños, como conocer a Don Francisco y al Presidente de la República. Aunque de pocas palabras, Miguel Angel Arenas se despidió con un “hasta una próxima oportunidad”, que ojalá sea superando otra valla, a pesar de su condición.