Necrológicas
  • Moisés González Diz
  • José Miguel Bahamonde Bahamonde

Joven ingeniero magallánico recibió distinción en la Universidad de Chile

A sus 25 años de edad, Fabián Barría Oyarzún ya ve los primeros grandes frutos del sacrificio que ha hecho desde que en el 2005 se fue a Santiago a estudiar Ingeniería a la Universidad de Chile. El viernes, recibió el premio “Marco Orrego Puelma”, que la institución le otorgó por haber sido el mejor titulado del año anterior, en la especialidad de Ingeniería Civil Electricista, que cerró con promedio 6,6.
[…]

Por La Prensa Austral lunes 8 de octubre del 2012

Compartir esta noticia
140
Visitas


A sus 25 años de edad, Fabián Barría Oyarzún ya ve los primeros grandes frutos del sacrificio que ha hecho desde que en el 2005 se fue a Santiago a estudiar Ingeniería a la Universidad de Chile. El viernes, recibió el premio “Marco Orrego Puelma”, que la institución le otorgó por haber sido el mejor titulado del año anterior, en la especialidad de Ingeniería Civil Electricista, que cerró con promedio 6,6.

Ex alumno de la Escuela Portugal y del Liceo Juan Bautista Contardi, egresó de enseñanza media con promedio 6,9 y aunque reconoció que nunca tuvo una clara vocación de lo que iba a estudiar, quizás la influencia familiar (su padre es electricista), lo llevó a viajar hasta Santiago para estudiar en “La Chile”. Tras los tres años del plan común de Ingeniería, derivó hacia la especialidad en la que se tituló y ahora, se encuentra realizando un magíster en Ciencia de la Ingeniería, mención eléctrica.

Sin embargo, a pesar de todo esto, Fabián nunca se ha podido acostumbrar el frenético ritmo de vida santiaguino, quizás porque su gran afición es la vida al aire libre y la naturaleza. “Mi plan es volver a Punta Arenas, pero las condiciones son las que disponen. Una vez que termine el magíster, veré qué posibilidades hay. Igual me gustaría estudiar en el extranjero, para perfeccionar mi inglés”, contó el ingeniero.

Durante estos últimos años y gracias a su tesis sobre “Cómo afecta el cambio climático en la demanda eléctrica en Chile y qué efecto tendría la incorporación de energías renovables en el sistema eléctrico”, Fabián Barría se ha mostrado muy interesado en este problema y aún no se explica cómo en la región, no se han buscado alternativas energéticas. “Uno siente que, independiente de buscar responsables en las políticas de turno, hay un retraso en la integración de energías renovables en la región, porque hay una dependencia enorme de los hidrocarburos, y las vías alternativas no se han explorado mucho”, diagnosticó el joven ingeniero, que en la Universidad de Chile trabaja como profesor de un diplomado, haciendo clases de energía eólica.

Eso también lo pudo comprobar cuando hizo su práctica profesional, en la comuna de Timaukel, en el parque Karukinka, en Tierra del Fuego, donde intervino en un proyecto de electrificación rural llevado a cabo por la Wild Life Conservation Society (Sociedad de Conservación de la Vida Silvestre), aunque en este caso estaba más enfocado hacia la conservación. De todas formas, y gracias al trabajo que desarrolló con el profesor Arturo Kunstmann, el ingeniero magallánico cree que “se requiere de un gran esfuerzo para implementar estas ideas y cuesta que interesen en el mundo privado y en el sector político”.

Mientras tanto, disfruta de su premio lo más que puede, siempre extrañando la tranquilidad de Punta Arenas y a sus familiares, pese a que en Santiago vive una de sus hermanas. Indica que le gustaría regresar para aportar sus conocimientos, porque cree que a pesar de los problemas, Punta Arenas necesita de nuevas ideas, porque “la masa joven emigra y cuesta que regresen, siendo que muchos podrían aportar al desarrollo”, concluyó Fabián Barría.

El premio “Marcos Orrego Puelma” simboliza la honorabilidad y caballerosidad, coraje moral y valentía. Es entregado al mejor alumno y compañero entre los egresados de Ingeniería.