Necrológicas
  • Moisés González Diz
  • José Miguel Bahamonde Bahamonde

Jóvenes padres temen perder a sus cuatro hijos

Mujer de 22 años se apresta dar a luz a su cuarto hijo.

Por La Prensa Austral viernes 9 de noviembre del 2012

Compartir esta noticia
276
Visitas


Para hoy, a las 12,30 horas, está prevista en el Juzgado de Familia una audiencia de juicio sobre vulneración de derechos, en el marco del dramático caso de una pareja que el mes pasado relató a este medio su fundado temor de que sus tres hijos sean dados en adopción.

Se trata de Raúl Sánchez Mayorga, 30 años, y Carla Pérez Oyarzo, de 22, quienes se vieron en la obligación el mes pasado de denunciar ante la presidenta (s) de la Corte de Apelaciones, Marta Jimena Pinto, su temor de una aparente jugada para quitarles a sus hijos Elías (que mañana cumple 6 años), Daniela (5 años) y Francisca (3 años). Los menores permanecen en el Hogar Ignazio Sibillo donde le negaron la visita, cuando el padre hizo público su drama.

Este calvario familiar se arrastra hace seis años, cuando su hijo mayor era un bebé. Este fue derivado a la red de protección del Sename por situaciones ajenas a ellos, referidas a denuncias de los padres de la pareja, quienes inicialmente no consentían su relación. Pese a todo el empeño puesto, hechos anexos nuevamente darían pretexto para que esta vez no sólo les quitaran a su hijo mayor, sino que también se internara en el hogar a sus dos niñitas menores.
En este juicio final de vulneración de derechos se incluiría al bebé en gestación que Carla se apresta a dar a luz dentro de una semana y media más, y sobre el cual también están pidiendo la susceptibilidad de adopción.

Una luz en la oscuridad

El padre precisó que le negaron la visita en el hogar, “porque dicen que los niños se ponían muy mal cuando yo iba a la visita, pero no es así. Sólo quieren tapar el sol con un dedo, porque aunque a mis hijos no los puedo ver, estoy tranquilo ya que pienso que estoy obrando bien para que se sepa la verdad. Detrás de esto hay un negocio tremendo si los llegan a adoptar”, remarcó.

Agregó que desde que nació su primer hijo ya les han hecho la vida casi imposible, lo que encuentra muy injusto. Pese a la oscuridad del momento, señaló que ven una luz en el fondo, ayudados por una nueva abogada que les fuera asignada luego que denunciaran ante la Corte de Apelaciones que su patrocinante anterior ni siquiera los llamaba para presentar pruebas, por lo cual ellos debían andar atrás preguntando por su cuenta en el juzgado.