Necrológicas
  • Aroldo Andrade Andrade
  • María Lucinda Levill Levill

Jugadores de hockey sobre hielo enseñaron sus técnicas a 45 niños

Mediante un convenio entre el programa “Quiero mi barrio” del Ministerio de Vivienda y Urbanismo y la Unidad de Deportes de la municipalidad, ayer por la tarde, 45 niños de las poblaciones Jorge Cvitanic y Santos Mardones asistieron a una clínica de hockey sobre hielo, en la pista de Zona Franca.
[…]

Por La Prensa Austral sábado 5 de julio del 2014

Compartir esta noticia
60
Visitas


Mediante un convenio entre el programa “Quiero mi barrio” del Ministerio de Vivienda y Urbanismo y la Unidad de Deportes de la municipalidad, ayer por la tarde, 45 niños de las poblaciones Jorge Cvitanic y Santos Mardones asistieron a una clínica de hockey sobre hielo, en la pista de Zona Franca.
Los encargados de enseñar las técnicas de esta disciplina, en tandas de 15 niños por hora, fueron los jugadores que participan del torneo “Copa Invernada” que se desarrolla desde el martes y que concluye este domingo. Los equipos Dragones, de Río Grande, y los ingleses de Blackburn Falcons disfrutaron de la actividad, a pesar de las caídas que sufrieron los pequeños, que nunca habían practicado este complicado deporte.
La encargada del programa “Quiero mi barrio” Yanet Orellana comentó que “los niños quedaron muy contentos, por lo que esperamos seguir con estas clínicas. Nosotros nos enfocamos en el desarrollo urbano, pero que también tiene un componente social y los niños son un agente replicador en sus familias”.
Uno de los jugadores de hockey que participó en la clínica fue Antonio Carmona, del equipo Dragones de Río Grande, que además de felicitar a los niños por su interés, destacó la iniciativa de este torneo. “Esperamos que sea el inicio de algo impresionante, que se puedan unir equipos de la Patagonia y hacer torneos como éste. El único inconveniente es que es una disciplina cara, pero uno ve interés y condiciones en los niños, que deberían ser aprovechadas”, indicó el jugador argentino.
Entusiasmado aunque sin entender lo que le decían los jugadores ingleses, que lo regalonearon mucho, Tomás Caimapo, de 6 años, reconoció que se cayó muchas veces, mientras su madre agradeció la idea, porque “fue una motivación para Tomás, que no es de salir mucho”.
A su vez, Carlos Llanos, de 15 años y alumno del Instituto Superior de Comercio, nunca había patinado, pero “uno aprende cosas que no vive todos los días. Pegarle al disco fue lo más difícil y me caí muchas veces”. Y con una risa nerviosa, admitió que ve improbable continuar practicando este deporte.
Pero también dijeron presente niñas, que se manejaban mucho mejor sobre el hielo, aunque a la hora de manejar los implementos de hockey, se complicaron. De todas maneras, tanto Carla Ojeda (11 años, Escuela Croacia) como Catalina Vidal (12 años, Escuela Argentina), quedaron muy contentas con la clínica.