Necrológicas
  • Norma Luisa Muñoz Sánchez
  • Valeria Aguilar Díaz

“La herencia que dejan Betty y Arturo son la alegría de vivir y de caminar juntos”

Empresa Epark entregó la recaudación íntegra del lunes a los familiares de la pareja,
aporte que ascendió a $3,5 millones.

Por La Prensa Austral miércoles 10 de octubre del 2012

Compartir esta noticia
44
Visitas


Con la presencia de familiares, amigos y prácticamente todos los trabajadores de la empresa, ayer se realizó la despedida de Erna Betty Arriagada Pérez, 48 años, y Arturo Iván Bustamante Velásquez, 40 años, operadores de la empresa de servicios de estacionamiento Epark que perdieron la vida en un trágico incendio el domingo.

Tal como estaba previsto, el personal sólo trabajó ayer durante la jornada matinal, para luego hacerse presentes en el lugar del velatorio, en Ignacio Carrera Pinto Nº839, desde donde saldrían a las 16 horas en cortejo fúnebre hasta la iglesia Catedral. Una soleada tarde acompañó a las más de 200 personas, todos con una flor en la mano, quienes enfilaron el paso por Lautaro Navarro, Pedro Montt y Plaza Muñoz Gamero hasta llegar a la iglesia Catedral.

Allí, el vicario diocesano Fredy Subiabre ofició una eucaristía, la que contó además con la presencia del alcalde Vladimiro Mimica y el jefe de zona de Carabineros de Chile, general Eduardo Weber. El presbítero señaló que siempre es penoso despedir a un ser querido, y más sensible aún cuando es algo inesperado. Por ello señaló que la partida de Betty y Arturo es un llamado a la familia y a sus compañeros de trabajo a unirse más y solidarizar entre ellos, así como compartir como creyentes la fuerza que el Señor nos quiere manifestar.

Ejemplo de vida

Al repasar su vida, Subiabre instó a que este acontecimiento ilumine para la vida plena a todos, ya que como pareja hicieron camino juntos “con dificultades y adversidades, pero donde ha prevalecido lo fundamental que es el amor y la comunión familiar”. Destacó que la herencia que dejan Betty y Arturo no son los bienes materiales, sino que la alegría de vivir y la esperanza de caminar juntos, la unidad en medio de la adversidad “y que se hayan caracterizado por ser buenos compañeros de trabajo. Su sentido de humanidad en medio de su sencillez también se manifestaba en ir en ayuda de quien los necesitaba, entonces la herencia que nos dejan también es el espíritu de familia forjado durante estos cinco años, Por eso es que nada nos podrá separar del amor, ni siquiera la muerte”.

Al término de la misa, un sobrino de Erna Arriagada se encargó de dar las gracias de parte de ambas familias, “a sus compañeros de trabajo, a sus amigos que compartieron en vida y que nos están acompañando en este duro golpe. También agradecer al señor Manuel Uribe por darnos la posibilidad de tenerlos a ellos en un lugar cómodo, a la empresa Epark por ayudarnos de la manera que lo hicieron, al señor Marinovic”. El familiar recordó que la vida de ambos fallecidos, sobre todo de su tía, que giraba en torno a sus hijos y nietos, por lo que instó a que los acompañen y los sigan en estos difíciles días que se vienen, “y eso es la mejor forma de dejar que mi tía esté tranquila, los quiero mucho”.

Tras recibir el agua bendita y el incienso, junto a la invocación a la vida eterna, habría aplausos para los trabajadores fallecidos y una lluvia de pétalos de rosas. Luego vendría la última caminata junto a sus compañeros de trabajo por 21 de Mayo, Magallanes y Bulnes, hasta llegar al Cementerio Municipal Sara Braun.

Ejecutivo

Desde Santiago, acompañó los funerales Elías Huenumán, encargado de Asuntos Públicos de Epark, en representación de la empresa. El ejecutivo manifestó que “el deseo del directorio fue el haber podido hacernos presentes en lo que nos correspondía”, junto con compartir los sentimientos directos de las personas y el dolor. “Es un trago amargo que nos tocó experimentar por partida doble”, mencionó, junto con remarcar que en medio de las dificultades esto les sirve para unificarse un poquito más: “de repente descuidamos la parte espiritual y siempre evocamos lo material por sobre lo espiritual, pero creo que esta es una buena instancia para recapacitar, hacer un balance, ser más humanos, ser más unidos, ser más personas, como lo decía (el sacerdote).

Asimismo, la empresa procuró solventar los gastos de sepultura, comidas y ayudas directas para poder ayudar en lo que significa una tragedia de estas características. Por ello, la recaudación del lunes fue íntegramente para los familiares, aporte que como empresa entregarían ayer en la mañana y que ascendió a 3 millones y medio de pesos.