Necrológicas
  • Carmen Alvarez Alarcón
  • Valeria Aguilar Díaz

La hora de Bianchi en el gobierno regional

“Zoon politicón”, estableció Aristóteles en el capítulo 1 del libro primero de su obra titulada “Política”. Es decir, el hombre es “un animal político”.
[…]

Por La Prensa Austral domingo 11 de septiembre del 2011
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
12
Visitas


“Zoon politicón”, estableció Aristóteles en el capítulo 1 del libro primero de su obra titulada “Política”. Es decir, el hombre es “un animal político”.

Y esta expresión, que aludía inicialmente a que el hombre es naturalmente sociable, fue degenerando en un concepto que entiende que la política es un verdadero arte y que es más poderoso quien demuestra mayor habilidad para negociar y sacar ventaja de las circunstancias.

Es, en este último sentido, que se puede decir que el senador independiente Carlos Bianchi es un “zoon politicón”.
Sí, porque al igual que los otros parlamentarios de la región, salió bastante trasquilado de la crisis del gas. Previamente, no había tenido la mejor llegada ante la entonces intendenta Liliana Kusanovic y veía cómo su otrora compañero de fórmula electoral, el diputado Miodrag Marinovic, hacía y deshacía respecto de los nombramientos del gobierno regional, además de que el joven parlamentario disfrutaba -a diferencia de él- de toda la venia de La Moneda a raíz de la estrategia legislativa diseñada por el ministro secretario general de la Presidencia, Cristián Larroulet.

Pero, el senador de voz profunda no se dejó noquear, tomó un breve respiro y, con la habilidad que lo caracteriza, detectó una gran falencia de la administración Kusanovic: poco o nada se había hecho en torno a las leyes de excepción.
Convocó, entonces, a diversos actores relevantes de la vida regional y dio forma a su mesa de trabajo, que terminó generando una propuesta patagónica birregional, incluido el apoyo de todos los senadores que integran la comisión de Zonas Extremas.

Y, como no todo es talento en la vida, sino que tiene mucha cuota de suerte, este proceso le sirvió para acercarse y reforzar sus lazos con Arturo Storaker, quien algunos meses después se convertiría en el intendente regional.

Y, aunque Bianchi tenía su propio candidato para reemplazar a Liliana Kusanovic, el nombramiento de Storaker le fue muy propicio, de tal forma que el senador volvió a instalarse cerca del poder regional y ahora se pasea por la intendencia como Pedro por su casa.

Paralelamente y aprovechando la brusca caída de la popularidad de Marinovic en La Moneda -hay algunos ministros que le han hecho la cruz y se ha desacreditado fuertemente la estrategia de Larroulet-, el senador Carlos Bianchi también ha sido habilidoso para tocar las puertas ministeriales e interceder por sus temas.

Así la relación Storaker-Bianchi es hoy una fórmula de mutua conveniencia, pero -como todas las cosas en política- no cae en gracia en algunos sectores de la Alianza. ¡Para qué decir a Marinovic!

Fue así como hubo varios sobresaltos la semana antepasada, cuando -casualidad o no- la agenda del intendente estuvo marcada por reuniones y anuncios realizados junto al senador Bianchi: problema del cementerio Cruz de Froward, beneficios para los adultos mayores e, incluso, el resurgimiento del tema del 4% y la polémica “Universidad de la Vida”.
Algunos han advertido al interior del gobierno regional que no siempre la postura del parlamentario puede ser la más conveniente de adoptar o respaldar para la máxima autoridad.

También no pasó inadvertido el rol relevante que tuvo Bianchi en el desenlace del tema de la demora en la entrega de la Tarjeta Nacional del Estudiante (TNE), que terminó con la renuncia de la directora regional de la Junaeb, la ex contralora Carmen González.

Con un comunicado titulado “Nuevas gestiones de senador Bianchi darán punto final a problema de la entrega de la tarjeta TNE”, se informaba de las conversaciones directas del parlamentario con el nuevo director nacional del referido organismo, Constanzo Scarella.

Pero, lo que algunos ojos sagaces repararon es que, mientras se le consultaba al intendente por la renuncia de Carmen González y éste se mostraba prácticamente desinformado de la situación, en la nota de prensa del parlamentario se entregaba con lujo y detalle la solución del caso y se daba cuenta de la dimisión de la directora regional de la Junaeb y que vendría al otro día el director regional de la IX Región para entregar las referidas tarjetas.

Bianchi está así en su mejor hora, gracias en parte al azar, pero también gracias a su tremenda habilidad, lo cual lo deja en un muy buen pie justo ahora que se acortan los plazos para las municipales y para las próximas parlamentarias.

Es precisamente este última justa la que tiene nerviosos a muchos, pues todos aventuran que a fines de 2013 se dará una verdadera lucha de titanes y titánides y, al menos para Bianchi, aún no parece haber llegado el Zeus que pueda remitirlo al Tártaro, la región más profunda del inframundo de la derrota electoral.