Necrológicas
  • Moisés González Diz
  • José Miguel Bahamonde Bahamonde

La integración de jóvenes del Taller Laboral con el área de repostería del Liceo María Behety

La iniciativa proporciona herramientas para trabajar y mejorar las habilidades sociales de personas con necesidades especiales.

Por La Prensa Austral jueves 29 de noviembre del 2012

Compartir esta noticia
70
Visitas


Un desfile de galletas, queques y panecillos robaron la atención y apetito de los alumnos y profesores del Liceo Polivalente María Behety de Menéndez la jornada pasada durante la muestra gastronómica que ofrecieron más de 50 alumnos de la especialidad de alimentos de dicho establecimiento y los jóvenes del Taller Laboral de la Escuela Especial Club de Leones Cruz del Sur.

El aroma de los dulces bocadillos que atrajo a decenas de comensales fueron la última actividad de ambos cursos que desde los primeros meses de 2012 trabajaron en conjunto en el marco de un convenio de colaboración para entregar herramientas de crecimiento y capacitación laboral, además de atención profesional a los jóvenes para el manejo de emociones y conductas.

Así lo informaron a La Prensa Austral, Mónica y Verónica Lavín Herrera, profesoras jefe del Taller Laboral y la Especialidad en Alimentación Colectiva del Liceo María Behety respectivamente, quienes impulsaron esta iniciativa de colaboración y aprendizaje entre sus alumnos, destacando que “al principio no sabíamos cómo resultaría pero todos los chicos mostraron un gran crecimiento”.

Destacaron que durante los primeros tres meses de trabajo los alumnos de tercero medio de la especialidad de alimentos fueron a trabajar al Centro de Rehabilitación con terapias para el manejo de los sentimientos y la conducta, detallando que en esos días se buscaba que los alumnos de ambos centros pudieran integrarse de forma óptima “aunque temíamos que unos desordenaran a otros pero nuestra sorpresa es que pasó todo lo contrario”.

La segunda etapa del proyecto se inició en junio cuando los más de 30 alumnos del Taller Laboral iniciaron un proceso de capacitación ya que “al tener necesidades especiales buscamos ofrecerles herramientas para que puedan aprender distintas actividades que les faciliten desempeñarse en la sociedad y apoyar a la familia”, agregaron las hermanas Lavín Herrera, que encontraron en este convenio un beneficio para la vida de todos los educandos.

Durante la muestra de estos bocadillos con temática navideña, los alumnos de ambos establecimientos fueron los anfitriones que invitaban a sus pares a degustar el resultado de sus clases de repostería. Fue el alumno del Taller Laboral, Gabriel Melipillán Alvarez, de 24 años, quien señaló a nuestro diario que “todo esto lo hicimos junto con los chicos; ha sido una nueva experiencia trabajar con otros chicos que no están en el taller”, recordando que “todos pudimos trabajar bien y juntos como si fuéramos del mismo liceo”.

Junto con mostrarse muy satisfecho con el resultado de su trabajo, Gabriel señaló que “lo que más nos gustó fue que aprendimos a hacer queques, galletas y hasta torta”, esperando que esta experiencia se repita en los próximos años ya que les proporciona herramientas para trabajar y mejorar sus habilidades sociales.

Por su parte los alumnos de tercero medio, Rodrigo Tabilo Concha (18) y Yessenia Velásquez Aguila (17) se mostraron muy emocionados por “el trabajo con los chicos y en el Centro de Rehabilitación porque durante las terapias descubrimos sentimientos y otras cosas de algunos de nuestros propios compañeros de curso”, asegurando que les llamó profundamente la atención el compañerismo que demostraron los jóvenes del Taller Laboral.

En esa línea, esta experiencia de trabajar en conjunto “es muy satisfactorio; ver la felicidad en sus rostros cuando aprenden algo, verlos sorprenderse por cosas tan básicas que la mayoría pasamos por alto”, añadiendo que a diferencia de la mayoría de las personas “saben dar las gracias por todo y verlos contentos y sonreír cuando algo les salía bien, eso te llena”, acotaron.

Finalmente los alumnos del liceo emplazado en el barrio 18 de Septiembre expresaron su total gratitud por la oportunidad de participar en este convenio de colaboración y agregaron que “ojalá esto se siga repitiendo con futuras generaciones y que todos los liceos puedan hacerlo también porque el corazón se llena y se aprende mucho”.