Necrológicas
  • Marta Irma Muñoz Cárdenas
  • Emelina Ayala Gajardo
  • José Arturo Sotomayor García

Lanzan campaña bilingüe para proteger a turistas y evitar intoxicaciones por marea roja

En el último tiempo un inusual incremento en los niveles de veneno paralizante de los mariscos en las aguas australes ha obligado a las autoridades sanitarias a cerrar gran parte de las costas de la Región de Magallanes para evitar intoxicaciones por marea roja entre la comunidad y los turistas que durante la temporada estival visitan la zona y acostumbran mariscar.
[…]

Por La Prensa Austral domingo 13 de enero del 2013

Compartir esta noticia
9
Visitas


En el último tiempo un inusual incremento en los niveles de veneno paralizante de los mariscos en las aguas australes ha obligado a las autoridades sanitarias a cerrar gran parte de las costas de la Región de Magallanes para evitar intoxicaciones por marea roja entre la comunidad y los turistas que durante la temporada estival visitan la zona y acostumbran mariscar.

Los funcionarios de la seremi de Salud y otras instituciones ligadas al mundo de la pesca se han mantenido monitoreando este fenómeno natural por lo que las últimas mediciones en los sectores que aún permanecen abiertos para la extracción de recursos marinos han arrojado resultados positivos, ya que los niveles de esta toxina se encuentran dentro de los estándares de seguridad por lo que no se ha determinado hasta el momento el cierre de nuevos lugares.

Como parte de un esfuerzo conjunto para reforzar el conocimiento de la marea roja y el autocuidado entre la comunidad, y especialmente informar a los visitantes nacionales e internacionales sobre esta toxina que puede ser mortal para el ser humano, se realizó la presentación de una campaña informativa en conjunto con el Servicio Nacional de Turismo (Sernatur), entregando a las agencias de viajes folletería en inglés y español para que sean distribuidas entre sus clientes.
Esta iniciativa busca evitar que especialmente las personas que llegan a la región sufran alguna intoxicación por extraer y consumir mariscos contaminados con altos niveles de veneno paralizante, recordando que en 2010 un turista francés vio afectada su salud tras consumir mariscos desde el borde costero de la península de Brunswick.
Desde el 1972 a la fecha se han producido 341 intoxicados por marea roja con 23 fallecimientos.