Necrológicas
  • José Miguel Bahamonde Bahamonde
  • Danilo Heriberto Passeron Callahan
  • Juan Hilario Ruiz Muñoz
  • Enrique Ulloa Velásquez
  • Víctor José Delgado Flores
  • Isabel Barrientos Barría

Las responsabilidades de los conductores de vehículos de emergencia frente a un accidente

A propósito del accidente de tránsito protagonizado el domingo pasado por un carrobomba
que se dirigía a controlar un incendio en la población Gobernador Viel.

Por La Prensa Austral sábado 6 de octubre del 2012

Compartir esta noticia
71
Visitas


Tras el accidente que el domingo pasado involucró una camioneta particular y un carrobomba en el cruce de Avenida Bulnes con El Ovejero, en Punta Arenas, en circunstancias que este último se dirigía a controlar un incendio, con sirenas y balizas, resurgió el tema de la responsabilidad de los conductores de los vehículos de emergencia.

Conducir una ambulancia, un carrobomba o un radiopatrullas durante la respuesta a una emergencia es peligroso.

La Ley de Tránsito es clara en su artículo 146 en el número 2: “Los vehículos que lleguen a un cruce al cual se aproxima un vehículo de emergencia, deberán detenerse y respetarle su derecho preferente de paso”.

En las condiciones referidas, señala la legislación, cuando un vehículo de emergencia se aproxime a un cruce con luz roja del semáforo u otra señal de detención, su conductor deberá reducir la velocidad hasta detenerse si fuere necesario, y cruzar solamente cuando verifique que los demás conductores de vehículos le hayan cedido el paso y no existan riesgos de accidente.

La normativa agrega que “el conductor de un vehículo de emergencia, cuando concurra a un llamado de urgencia haciendo uso de sus señales audibles y visuales reglamentarias, podrá estacionarse o detenerse en sitios prohibidos”.

Pero, ¿qué pasa en caso de una colisión? Diferentes son los protocolos de reacción que maneja cada institución, pero en todos es coincidente la investigación que debe hacerse de cada hecho.

Carabineros

En el caso de Carabineros, el prefecto de Magallanes, coronel Oscar Salazar, indicó que ante cualquier accidente que involucre una patrulla o vehículo fiscal, que no constituya la muerte de uno de los involucrados, se cursa el procedimiento habitual en caso de colisiones ordinarias, para establecer circunstancias del hecho, y en caso de que estas pericias arrojen que la responsabilidad es del funcionario que guiaba el rodado policial, será éste quien deberá responder de su patrimonio propio por los perjuicios provocados a terceros, ya que reconoce que ninguno de los vehículos tiene seguro de daños a terceros. A su juicio, no existe aseguradora que entregue una prima de cobertura que proteja un móvil de servicio, no sería rentable, a su parecer.

Bomberos

De igual manera, el superintendente de bomberos, Alejandro Gjuranovic, confirmó que los carrobombas no tienen seguros comprometidos, y que, al existir la normativa de respetar la señalización del tránsito por parte de los conductores, de haber daños a terceros debe analizarse caso a caso. “Obviamente si el carro sale de la compañía y se dirige a realizar un servicio administrativo, no se entendería una imprudencia. Distinto es el panorama si es que va a alguna emergencia. Es por eso que deben ser analizados uno a uno los hechos, para ser abordados de manera diferente si fuese necesario”, afirmó la autoridad bomberil.

Ambulancias

Por su parte, Lucía Espada, encargada de móviles del Samu, indicó que a diferencia de las otras entidades, el Sistema de Atención Médica de Urgencias, cuenta con seguros de daños para cada uno de los vehículos, no así para daños a terceros, por lo que, al verse involucrado alguno de los móviles, debe emitirse un reporte de la aseguradora, e iniciarse todo el proceso legal que la persona afectada pueda requerir.

En términos generales, los conductores de vehículos de emergencia deben estar bien informados acerca de las leyes y las exigencias legales bajo las que deberán operar el vehículo y hacerse responsable de ello.

En tiempos pasados, los servicios de ambulancia eran casi inmunes a las acciones legales. Hoy en día, los conductores pueden ser castigados por cometer acciones negligentes y descuidadas.