Necrológicas
  • Marta Irma Muñoz Cárdenas
  • Emelina Ayala Gajardo
  • José Arturo Sotomayor García

Magallánicos pagarán $2.000 y niños $1.000 por visitar el Fuerte Bulnes

Instalaciones disponen actualmente de servicios de cafetería, estacionamiento, baños, asistencia de guardaparques e informaciones.

Por La Prensa Austral viernes 28 de septiembre del 2012

Compartir esta noticia
1.924
Visitas


El proyecto de recuperación y mejoramiento del Parque Historia Patagonia, que incluye al Fuerte Bulnes y Puerto de Hambre, ya empieza a dar sus frutos, al iniciar la recepción de visitantes el pasado 15 de septiembre, a quienes ofrece un renovado servicio.

Este hito histórico situado en el kilómetro 56 de la Ruta 9 Sur comprende 130 hectáreas y cinco kilómetros de costas de patrimonio magallánico. Con la aspiración de convertirse en el principal atractivo patrimonial de Punta Arenas, ofrece todo lo necesario para recibir a turistas de la región y de todo el mundo.

Ante la eterna discusión de las tarifas, Eduardo Manzanares, gerente de Parque Historia Patagonia, indicó que “la gente está acostumbrada a ir gratis, sobre todo los operadores, pero cada vez fue menos gente por el tema del abandono y porque no había servicios”. En 2009, hicieron un estudio para ver cómo recuperar el parque, y ahí se establecía que iba a haber una licitación pública, con un estudio que fijaba las características que tendría ese parque. Al final, se adjudicaron la iniciativa con una inversión comprometida de 5 millones de dólares.

La evaluación económica presentada por la empresa estableció una tarifa diferenciada de 12.000 pesos para extranjeros y rebajada 50% para niños extranjeros, y de 8.000 pesos para los nacionales y la mitad para niños nacionales. El directorio estableció una discriminación positiva para el residente regional de 2.000 pesos, y de 1.000 para los niños: “Tenemos derecho a tener una tarifa privilegiada que permita visitarlo no una vez sino que varias veces”.
Para establecer quiénes son de la región se inscribe hoy a través de una membresía, para lo cual están entregando una tarjeta. La primera semana se inscribieron cerca de 850 personas, trámite que realizan a través de la página web (www.phipa.cl) y luego envían la tarjeta de membresía al domicilio.

Nueva era

El parque posee actualmente servicios de cafetería, estacionamiento, baños, asistencia de guardaparques e informaciones.

Manzanares destacó que ya tienen 12 guardaparques y llegarán a 15, esmerándose por atender a los turistas, mantener el agua potable y un servicio que cuenta con cafetería recién amoblada. El próximo mes inician el centro de visitantes y la próxima semana empiezan a instalar museografía para lo cual contrataron un estudio en Santiago.

Claro que cuando llegaron al parque no fue fácil. Este les fue entregado el 27 de julio del año pasado, “de un día para otro”, tras una espera de más de cinco meses, y debieron partir rápidamente con los gastos, ya que debieron limpiarlo junto con rehacer todo el sistema de abastecimiento de agua. El cerco perimetral del fuerte estaba en el piso y el torreón se estaba cayendo y estaba amarrado con cuerdas.

El 22 de octubre pasado empezaron a trabajar, con el aliciente de que la temporada pasada llegaron 42 mil pasajeros (los datos históricos previos eran de 15 mil a 16 mil), con una baja sistemática previa en vista de su estado de abandono, sin servicios higiénicos, ni recolección de basura.

Al tratarse de un monumento, no podían rehacerlo, ya que el Consejo de Monumentos Nacionales se toma su tiempo para analizar sus propuestas. Si bien el avance ha sido un poco más lento que lo presupuestado, el Fuerte Bulnes ya salió de la Uci y luce un mejor aspecto que el que tuvo durante la última década.

Operadores cautos ante costos de entrada al recinto

“Si esto se pone en un catálogo de ventas y sale ese precio, ojo que el precio alto siempre implica altas expectativas”. Así opinó Miguel Angel Soto, director de la Cámara de Turismo Austro Chile, respecto a las tarifas implementadas por el Parque Historia Patagonia para visitar el fuerte Bulnes.

El ejecutivo señaló que es elevado el precio considerando al turista internacional, al ser comparable al de una entrada a un parque nacional. Al respecto, afirmó que la empresa explicó a los operadores que “son los precios acordes internacionales para un tipo de atracción que ellos consideran implementar”.

Independiente de la opinión de cada uno, señaló que el prestador deberá demostrar a través del producto las razones del por qué cobran ese precio: “Si a mí me presentan un producto con esas características actuales a ese precio, obviamente no corresponde. Pero si ellos van a hacer algo que merezca la pena pagar los 12 mil pesos para los extranjeros y los 8 mil pesos que se consideran para los nacionales, si realmente el producto se justifica habrá que verlo en el camino, cuando se demuestre si los servicios versus el precio valen la pena”.

En todo caso, Soto expresó que detrás hay un estudio y si van a ofrecer un servicio de calidad que vale eso “bienvenido sea. Significaría que la oferta turística de la región sube de nivel”. Ahora si no hay correspondencia entre precio y calidad, “entraríamos a conversar y a discutir. Pero todos esperamos que realmente cumpla la expectativa del precio”.

Claudio Calisto, gerente de Ventas de Comapa, señaló que hicieron hace tiempo unos viajes de promoción para operadores, dueños de hoteles y hostales para llevarlos al lugar y explicarles este nuevo concepto: “Antes se vendía la visita al Fuerte Bulnes y ahora lo que hay que vender es la visita al Parque Histórico Patagonia, que tiene asociado otro concepto más integral del lugar”.

En base a ese concepto, refirió que si el valor está o no acorde al mercado es bien relativo, aparte de la existencia de precios diferenciados. “Según lo que ellos nos cuentan, esos son los precios de acuerdo al mercado de cualquier parque histórico del mundo. Ahora, pienso que va tomar un tiempo hasta que esté funcionando y estén desarrollados todos los miradores y senderos presupuestados en el lugar, y el centro de informaciones que pretenden incluir en el lugar. Una vez que esté toda esa infraestructura montada y funcionando creo que se va a convertir en un polo de atracción turística”, remarcó.

Calisto cree que en esta temporada al menos sí va a afectar un poco esta tarifa, al pasarse de no cobrar nada a cobrar 8 mil pesos a cualquier chileno o 12 mil a cualquier extranjero, “igual va a impactar, pero a la larga es una medida que había que tomar”. Esto, ya que antes cualquiera iba a cualquier punto y hacía fuego y dejaba basura , en cualquier parte. Ahora todo ello está normado.