Necrológicas
  • Julio Sebastián Calderón Maclean

Mal tiempo impide llegada de camiones desde el norte y provoca escasez de frutas y verduras

– La fruta resiste mayor tiempo de conservación por lo que aún quedan reservas.

Por La Prensa Austral domingo 24 de julio del 2011

Compartir esta noticia
34
Visitas


Cajoneras vacías o sólo con unos cuantos zapallos, es el panorama que presentan algunos supermercados de la ciudad de Punta Arenas durante los últimos días. En los negocios pequeños la situación es similar; la falta de verduras no ha dejado indiferente a la comunidad que anda en busca de los clásicos tomates y lechugas, imposibles de encontrar.

La explicación a este desabastecimiento de vegetales se debe a que los camiones con productos que viajan desde el norte del país no han podido cruzar la frontera argentina a causa de la cenizas del volcán Puyehue y el temportal de nieve. “Los últimos tres días han sido los más críticos”, afirmó el dueño de Agrofrut, Víctor Hugo Monsalve, refiriéndose a que las reservas ya se agotaron y ahora sólo dependen del mejoramiento de las condiciones climáticas.

Esta situación no ha ocurrido con la fruta, ya que soporta mayor tiempo de conservación. “Los vegetales tienen poco tiempo de vida en comparación con la fruta que tiene más durabilidad” explicó el subadministrador del supermercado Lider del mall Espacio Urbano, Daniel Guiñez. Para hacerse una idea, una manzana en invierno puede permanecer un mes en conservación, mientras que una lechuga, una semana.

Guiñez contó que en su local comenzaron a recibir algunos productos el viernes porque un camión logró cruzar el paso argentino y además recibieron mercadería por avión; no obstante, están racionalizando por unidad.

El subadministrador lamentó la situación porque muchos clientes se han acercado a reclamar y a preguntar, pero aseguró que “es un escenario que no controlamos nosotros”.

Al recorrer la ciudad el desabastecimiento es evidente. Sólo papas, zapallos y zanahorias en dotación normal, mientras que las demás verduras no existen. Hay algunas pequeñas fruterías que aún cuentan con lechuga y repollo, por ejemplo, pero han subido sus precios.

Es incierto cuándo se regularizará el abasto, debido a que, probablemente, cuando arriben los camiones que vienen en camino la mitad de los productos se encuentren en malas condiciones.