Necrológicas

Mario Vivar y su lucha por la vida

– Locutor de Radio Polar permanece internado en el Hospital Clínico a la espera de una diálisis peritoneal

Por La Prensa Austral domingo 1 de enero del 2012

Compartir esta noticia
50
Visitas


Mario Edison Vivar Vera, 50, locutor de Radio Polar y periodista, desde el año 2008 ha sido víctima de diferentes patologías de alta complejidad, como graves complicaciones cardiacas y alzas de presión fuera de los límites de lo normal, las cuales han conllevado a que los hospitales tanto de Santiago, como de Punta Arenas, sean uno de sus hogares, junto con el que comparte con su esposa y su hija, y con las oficinas de Polar Comunicaciones, donde desempeña labores desde hace algunos años tanto en el departamento de prensa, como en el locutorio, como animador de diferentes programas radiales.
Vivar ha tenido a lo largo de estos años la fortaleza necesaria para luchar por su vida y salir adelante ante cualquier caída, acción que –reconoce- no hubiese podido realizar sin el apoyo incondicional de su familia.
En su lecho del Hospital Clínico, este hombre de radio nos comenta que todo comenzó en 2008, cuando se aprestaba a animar la Expo Magallanes en el Liceo Experimental, cuando fue instado por el stand de la Cruz Roja, en ese entonces liderada por Carmen Maldonado como presidenta de la Filial Punta Arenas, a “tomarse” la presión, solicitud a la cual accedió, y nunca más olvidó la cara de preocupación de la voluntaria Leontina Peña, quien lo miró fijamente y le dijo “debes ir de inmediato al Servicio de Urgencias del Hospital Regional porque tienes 22 de presión”, cuando lo normal es mantener 11,7. A su vez la voluntaria le explicó que estaba propenso a padecer de un ataque cardiaco o un accidente vascular, entre otras complicaciones, como quedar parapléjico. Tras esto inició un tratamiento que buscaba “bajarle la presión” en el centro asistencial, donde permaneció 20 días internado, acción que no pudieron materializar los especialistas locales, por ende, en 2009, y tras petición de su esposa, se trasladó a Santiago a continuar con el tratamiento. Esto lo pudo materializar “gracias a muchos amigos”, destacó, mencionando a algunos, como la Agrupación de Comunicadores de Magallanes, los senadores Carlos Bianchi y Pedro Muñoz, quienes le colaboraron con los pasajes y decenas de auditores fieles a su estilo, entre otras personas, quienes colaboraron no sólo con lo económico para que el viaje se pueda materializar, sino que con el apoyo emocional y necesario para los momentos como este.
Ya en la capital, consiguió que normalizaran su presión, pese a que en una oportunidad esta acción se fue de las manos de los médicos y se le diagnosticó una hipotensión, definida como una gran cantidad de sangre que se acumula en las piernas impidiendo que la cantidad normal de sangre regrese al corazón, lo que da como consecuencia que tampoco sea posible que una cantidad adecuada de sangre salga del corazón para circular hacia el cuerpo, principalmente al cerebro. Tras este tratamiento, retornó a Punta Arenas para continuar examinándose periódicamente, pero en enero de 2010 sufrió una nueva alza de presión, la que produjo que se le obstruyera una arteria del corazón, por lo que debió ser operado de suma urgencia, instalándose un stent.
“Perdí la mitad del corazón. A mí se me agrandó el corazón y eso implicó que la parte posterior del corazón no tenga pulso y que tenga sólo en la parte de adelante”, remarcó Vivar.
Aprendiendo a hablar
Ya en 2011, con el transcurrir del tiempo se recuperó, como tantas veces, pero su estado de salud recayó con un “golpe de presión” que le produjo una taquicardia y un edema pulmonar. Tras ser dado de alta se encontraba celebrando el 19 de junio el Día del Padre junto a su familia, cuando vivió uno de los momentos más complicados de su vida, sufrió una hemorragia cerebral que lo dejó sin poder hablar. De esta forma inició un nuevo ciclo con un fonoaudiólogo en el Centro de Rehabilitación. “Tuve que aprender a hablar de nuevo”, relató emocionado, sosteniendo que una vez recuperado “pensé que hasta allí llegábamos o sea no habían más problemas”, pero en el cumpleaños de su hija, el 19 de diciembre, sufrió otro ataque de presión y esta vez nuevamente con un edema pulmonar y taquicardia.
En la actualidad por estos últimos hechos se encuentra a la espera de ser intervenido quirúrgicamente, efectuándosele el lunes próximo por la tarde en el Hospital Clínico, una diálisis peritoneal; procedimiento que permite depurar líquidos y electrolitos en pacientes pediátricos que sufren insuficiencia renal aguda de distinta etiología y en otras patologías como alteraciones metabólicas e intoxicaciones.

“Mis riñones tienen una capa blanca que hace que los riñones no estén funcionando”, enfatizó el paciente, agregando que “esta operación es la única posibilidad de seguir viviendo y de tener una calidad de vida que te permita trabajar y llevar una vida normal”.

Universidad de Chile
Cabe señalar que uno de sus hermanos hizo bendecir una bandera de la Universidad de Chile, club del cual es hincha furibundo Vivar, en el Santuario de Sor Teresita de los Andes, Santiago. Esta la porta con orgullo y con mucha fe el periodista, debido a que sumado a su afición por la “U”, es un creyente católico que destaca por su permanente contacto con la Iglesia, el que conllevó a que durante un tiempo, el año pasado, inclusive realizará las comunicaciones públicas para el Obispado presidido por monseñor Bernardo Bastres.
En otro tema, Mario Vivar ya piensa en iniciar sus labores periodísticas los primeros días de enero, manteniendo una licencia ininterrumpida de seis meses en Polar Comunicaciones.
A su vez, espera animar dos eventos en enero, la Muestra Costumbrista Chilota, en el que cumpliría 20 años de animación, y el Festival de la Esquila, en el que cumplirá 14 años animando de igual manera. Como se puede apreciar según sus planes, sin miedo y con la fe intacta este periodista espera que el año 2012 termine con su seguidilla de enfermedades y que con el apoyo de Dios, pueda retomar la senda de su carrera en las comunicaciones regionales.