Necrológicas
  • Salvador Yeber Campos
  • Francisco Antonio Catalán Leiton
  • Silva González Cárcamo
  • Oscar Ernesto Mancilla Urrea
  • Luisa del Carmen Roldán Ibáñez
  • Luisa Mercedes Cárdenas Cárdenas
  • Prudencia Gallegos Rubio

Monitoreo del Didymo: problema se mantiene restringido a los ríos de Tierra del Fuego

Lissette Gómez Aliste
[…]

Por La Prensa Austral jueves 26 de junio del 2014

Compartir esta noticia
42
Visitas


Lissette Gómez Aliste
lgomez@laprensaaustral.cl

Esta semana el Centro de Estudios del Cuaternario (Cequa) definió los resultados del proyecto para el control del Didymo en Magallanes, conclusiones que hoy serán presentadas a las autoridades y comunidad general con miras a una mesa de trabajo que se sostendrá la próxima semana para evaluar futuras medidas de contención de esta alga.
La importancia de la iniciativa y su ejecución en la zona radica en que permitió la detección de la planta en la región y con ello, aplicar medidas de restricción, con lo que, a poco más de un año de su localización en Tierra del Fuego, la plaga se ha mantenido restringida a los ríos Grande y Blanco de la isla, según sostiene el Cequa.
En palabras del biólogo a cargo del proyecto, Máximo Frangópulos: “Afortunadamente, después de un año de la detección de esta alga, no se ha expandido a otras aguas. Creo que esto ha sido gracias al trabajo preventivo de vigilancia y monitoreo y a la gente que ha asumido un compromiso y ha tomado conciencia sobre la problemática ecológica, económica, estética y social”.
“Gracias al proyecto, primero, se pudo detectar la presencia de didymo en la región y, luego, se pudo desarrollar un plan de contingencia efectivo con todos los órganos vinculados –Sernapesca, Subpesca, Conaf y Sag- donde una de las cosas importantes es que en los monitoreos que hicimos en Torres del Paine, en ninguno se detectó la presencia del Didymo en el parque”, asegura Frangópulos.
Este resultado, agrega, se considera un éxito, por cuanto el didymo “no deja de ser un tema complejo y no sólo para la región, sino para el Estado que debe tomar las medidas para evitar el ingreso de otras plagas. El didymo sirvió como lección para ser más cautelosos y mejorar el control”.
Continuidad del monitoreo
No obstante, tras el término de este programa, y a la espera del inicio de un nuevo proyecto de vigilancia del didymo, la región perdió la regularidad del control de la plaga, labor que recién se podría retomar durante el mes de septiembre, mientras se define la adjudicación del proyecto que debiese salir el día de hoy, según la información publicada por Mercado Público.
El programa, financiado con fondos regionales por $530 millones, considera un nuevo proceso de fiscalización y contención del alga por dos años más, dineros que, además, financiarán las futuras decisiones que tome la autoridad para imponer nuevas medidas de control e investigaciones al respecto.
En tanto, mientras duran los trámites burocráticos de toma de razón de la licitación por parte de Contraloría y la firma de contratos con la entidad que se adjudique el proyecto -proceso que podría tomar los próximos dos meses- recién entonces se retomarán los controles y el nivel de avance del Didymo.
Trabajo binacional
Con el objetivo de definir nuevas formas de control, en base en los últimos antecedentes científicos, el próximo martes 1 y miércoles 2 de julio se desarrollará una mesa de trabajo con exposiciones de expertos nacionales más una reunión de coordinación con entes como Conaf, Sag, Sernatur, Lodge de pesca, guías de pesca, científicos, académicos y autoridades.
“Será una mesa de trabajo bastante grande, donde se va a exponer todo lo relacionado con el Didymo. Vienen también de la dirección nacional del Ministerio de Relaciones Exteriores para exponer cómo está la situación en otras zonas”, explicó el director de Sernapesca, Manuel Díaz.
Al respecto, el cónsul de Chile en Río Gallegos (Argentina), Jorge Salinas, explicó que a principios de este año se generó la idea de concretar una reunión binacional entre las autoridades pertinentes de la provincia de Santa Cruz en Argentina, y de la Región de Magallanes para tratar el tema.
“El tema es tan importante y complejo que hemos elevado un proyecto para efectuar un trabajo conjunto entre ambos países, con el fin de que las autoridades chilenas y argentinas puedan hablar y vean cómo se está llevando el problema en cada lado, qué podría mejorarse y qué tendríamos que implementar”, expuso Salinas.
La idea es que de esta mesa surjan mecanismos concretos para trabajar o profundizar. La intención es que hacia fines de julio o principios de agosto esta mesa se pueda llevar adelante.