Necrológicas
  • Oscar Ernesto Mancilla Urrea
  • Luisa del Carmen Roldán Ibáñez
  • Humberto Peñafiel Munizaga
  • Inés Mancilla Ruiz
  • Luisa Mercedes Cárdenas Cárdenas
  • Prudencia Gallegos Rubio

Municipalidad se querellará contra los autores de los rayados en los paraderos de locomoción

Una querella criminal en contra de todos quienes resulten responsables de los rayados que han afectado a los modernos paraderos de la locomoción colectiva instalados en sectores del centro de Punta Arenas, interpondrá la municipalidad.
[…]

Por La Prensa Austral viernes 22 de agosto del 2014

Compartir esta noticia
112
Visitas


Una querella criminal en contra de todos quienes resulten responsables de los rayados que han afectado a los modernos paraderos de la locomoción colectiva instalados en sectores del centro de Punta Arenas, interpondrá la municipalidad.
En la sesión ordinaria de ayer, el alcalde Emilio Boccazzi Campos informó que la Dirección Jurídica de la Municipalidad de Punta Arenas está preparando una querella, por el delito de daño simple.
A fines de octubre de 2013, se instalaron 23 paraderos de locomoción colectiva, construidos con un material resistente y difícil de dañar. Los refugios peatonales fueron financiados con recursos del Transantiago.
La inversión fue de 290 millones de pesos y buscaba reemplazar las construcciones de madera, que terminaron destrozadas y convertidas en urinarios.
Sin embargo, a la hora de hacer daño, el ingenio aparece de la nada. Por eso, ya prácticamente no quedan paraderos sin una marca, un rayón o quemadura. Por ello, personal a cargo se encuentra trabajando desde hace dos semanas en limpiar estos espacios.
Uno de los trabajadores relató que los paraderos son inmunes a cierto tipo de tinta, pero que ahora, han debido lidiar con rayones hechos con pinturas especiales, que incluso dejan surcos en las paredes. Esto sin contar las marcas hechas con objetos cortantes, que han dado un pésimo aspecto a estos paraderos.
“Uno quisiera pensar que cuando uno dicta una ordenanza, de inmediato se van a dejar de producir los rayados, pero se siguen haciendo. Por eso estamos preparando una querella no solamente para los casos de infractores que han sido sorprendidos, sino que proactivamente le pidamos a la Policía de Investigaciones (PDI) y a Carabineros que salgan a pesquisar, porque muchos de los rayados son pesquisables a través de verdaderos registros gráficos que utilizan los jóvenes para poder generar identidad, ubicación o, de alguna manera, marcar un territorio. Y ahí habrá que ver de qué manera esa querella hace cuerpo y si, efectivamente, con esto se inhibe el seguir afectando los bienes públicos”, explicó el alcalde Emilio Boccazzi.
Centro Artesanal
En otro ámbito, consultado de cuándo se caducarán los permisos de los artesanos que no utilizan su stand en el Centro Artesanal Municipal de calle 21 de Mayo, el edil indicó: “Lo vamos a conversar con el Concejo, porque, efectivamente, en algún momento hubo una decisión que fue bastante benevolente, de parte del municipio, de pensar que los artesanos de la plaza (Benjamín Muñoz Gamero) pudieran estar ocupando ambos lugares por un tiempo. Lamentablemente hubo muy poco cumplimiento de parte de ellos y ha llegado el momento de tomar dos decisiones: quiénes van a ocupar definitivamente el Centro Artesanal (Municipal) y habrá que evaluar si los que tenían un uso privilegiado y no lo ocuparon, lo sigan ocupando o le demos la responsabilidad a otros que están esperando, legítimamente, que han sido, incluso, usuarios del municipio, a través de las redes de fomento productivo. Y lo segundo, si definitivamente terminamos con el comercio ambulante en la plaza (de Armas)”.
Finalmente, respecto de Epark, la cual hasta diciembre pasado estuvo a cargo del servicio de cobro de estacionamiento vehicular en el centro de Punta Arenas, Boccazzi afirmó que ya se había presentado una demanda en contra de la empresa para recuperar los cerca de $13 millones que se adeudan al municipio y que corresponden a la tercera y cuarta cuota (de 29), de los meses de junio y julio.