Necrológicas
  • Norma Luisa Muñoz Sánchez
  • Valeria Aguilar Díaz

Ocho condenas tienen ladronas de tiendas detenidas cuando robaban cartera a mujer

Ocho condenas cada una por diferentes delitos, enfrentan dos mujeres detenidas el sábado último tras robar la cartera a una mujer en Zona Franca. En audiencia judicial se pudo establecer que se trata de dos hábiles “mecheras” que se han paseado robando en tiendas prácticamente a lo largo de todo Chile.
[…]

Por La Prensa Austral lunes 5 de noviembre del 2012

Compartir esta noticia
896
Visitas


Ocho condenas cada una por diferentes delitos, enfrentan dos mujeres detenidas el sábado último tras robar la cartera a una mujer en Zona Franca. En audiencia judicial se pudo establecer que se trata de dos hábiles “mecheras” que se han paseado robando en tiendas prácticamente a lo largo de todo Chile.

Ambas fueron llevadas a juicio simplificado ayer domingo ante el Juzgado de Garantía de Punta Arenas, donde se resolvió el destino de Gloria Angelina Barrientos Pino, de 36 años, y Jessica Solange Plaza Tapia, de 24, acusadas por la Fiscalía como autoras de hurto al interior de un establecimiento comercial.

En la audiencia judicial las imputadas reconocieron tener un amplio prontuario y no ser magallánicas, y haber llegado de paso a la zona para “trabajar”, admitiendo su participación como “mecheras”, nombre con el cual se conoce a las personas que se especializan en robar en tiendas y supermercados.

Pasado el mediodía de ayer se llevó a cabo la audiencia de formalización de cargos, oportunidad en la cual el fiscal Fernando Dobson detalló los pormenores de la detención de las mujeres.

De acuerdo a lo expuesto por la Fiscalía, ellas fueron detenidas al interior del centro comercial Sánchez & Sánchez de Zona Franca, por personal de seguridad, luego de haberse verificado un hurto al interior del recinto. En dicho ilícito Gloria Barrientos Pino sustrajo una cartera de una clienta desde un carro de compras, para luego entregársela a Plaza Tapia, quien procedió a ocultarla al interior de una bolsa del tipo “biónica”, recubierta con papel aluminio en su interior para evitar la activación del sistema de alarmas, para acto seguido retirarse del lugar. Gracias a los registros de las cámaras de vigilancia del establecimiento, se dio con las autoras, y con parte de las especies sustraídas, manifestando las acusadas que se habían desecho del resto de la cartera en la vía pública.

Nutrido prontuario policial

El fiscal dio a conocer el amplio prontuario policial de las detenidas. En el caso de Barrientos, tiene condenas por robo por sorpresa el año 2006, en Chillán; por hurto el 2007, en Talca; el mismo año, por hurto simple, en Los Angeles; por usurpación de nombre el 2008, en Valdivia; por hurto frustrado y recepción el 2010, en Punta Arenas; por hurto frustrado el 2011, en Coquimbo; por hurto falta el 2011, en Rancagua, y por hurto simple frustrado en Copiapó, el año pasado. En tanto, su compañera de delito, Jessica Plaza, tiene condenas por el delito de hurto falta el año 2007 y por hurto simple frustrado el 2008, ambos perpetrados en Calama; otras dos condenas por hurto simple y robo en lugar no habitado el año 2008 también en Calama; por hurto el año 2011, en Temuco; otros dos delitos de hurto el mismo año en Copiapó, y finalmente por ocultación de nombre, también en Copiapó.

A la luz de lo anterior, el fiscal Dobson solicitó que se reconozca la agravante de reincidencia, a fin de compensar la atenuante de colaboración sustancial con los hechos, en virtud del reconocimiento del ilícito por el cual fueron detenidas el sábado en Zona Franca.
El amplio conocimiento del sistema penal que tenían ambas condenadas, llevó a las mujeres a solicitar al magistrado -antes que resolviera su situación- que se les otorgara el plazo legal mientras quedaba ejecutoriada la sentencia, para poder retirar sus pertenencias desde la vivienda que arrendaron en el barrio 18 de Septiembre para su permanencia en la ciudad, ya que sabían que no podrían optar a beneficio alguno en caso de ser condenadas, debido a su amplio prontuario policial.

Finalmente, el juez Juan Enrique Olivares, resolvió condenar a 100 días de prisión efectiva a ambas imputadas, quienes deberán presentarse antes del décimo día al centro de reclusión de Punta Arenas para dar cumplimiento al fallo, período en el cual quedaron con arraigo regional, a fin de evitar que salgan de Magallanes antes de su ingreso a la cárcel.