Necrológicas
  • María Luisa Domich Artigas
  • Mario Alberto Maringue Moya
  • Ema Barría
  • Irma Eliana Navarro Serón
  • Luis Notolio Ortega Barría
  • Rosa Mireya Alarcón Muñoz

Octavio Sotomayor, director nacional de Indap “Magallanes podría ser región piloto en mercado de circuito corto”

Todavía no llega, pero su atención total ya está en Magallanes, zona en la que cifra altas expectativas: “Necesitamos agregar más ciencia, información y recursos en el desarrollo del mercado doméstico”, anuncia tajante Octavio Sotomayor Echeñique, director nacional del Instituto de Desarrollo Agropecuario (Indap).
[…]

Por La Prensa Austral sábado 12 de julio del 2014

Compartir esta noticia
108
Visitas


Todavía no llega, pero su atención total ya está en Magallanes, zona en la que cifra altas expectativas: “Necesitamos agregar más ciencia, información y recursos en el desarrollo del mercado doméstico”, anuncia tajante Octavio Sotomayor Echeñique, director nacional del Instituto de Desarrollo Agropecuario (Indap).
Su convicción respecto de lo enunciado es total: “Es que por la singularidad del territorio podría perfectamente ser región piloto en lo que hemos denominado circuitos cortos, es decir, cadenas comerciales donde se intenta conectar al productor con el consumidor, saltándose al intermediario”, plantea.
Octavio Sotomayor es un hombre de agenda apretada y mirada crítica, con un optimismo de acciones concretas. Fue así que en poco más de dos semanas logró rehabilitar a cerca de 27 mil deudores históricos que estaban bajo la denominación contable de “castigados”, para hacer uso de las distintas ayudas del Estado, dando así cumplimiento a uno de los compromisos de la Presidenta Michelle Bachelet. En el caso de Magallanes, la iniciativa favorece a 78 personas.

– ¿Cuáles serán los ejes fundamentales de su gestión?
– “En primer lugar, Indap no parte de cero; una institución con su trayectoria tiene un capital de gran valor que radica justamente en las buenas y malas experiencias vividas a lo largo de estos años. Es desde allí que se construye el Plan Estratégico 2014 – 2018, potenciando las buenas experiencias, corrigiendo las áreas deficitarias y removiendo los problemas heredados.
“Una segunda consideración es que en el proceso constructivo se busca recoger la experiencia, visiones y miradas de distintos actores, que permitan alimentar una reflexión potente respecto de la agricultura familiar campesina, los territorios rurales y los énfasis que se deben colocar en el próximo período para tener más igualdad y más oportunidades para este segmento de la población. Conjugar distintas miradas es una tarea difícil y, en este contexto, la invitación es a un ejercicio reflexivo donde se buscará transitar con flexibilidad para acoger la diversidad, en el marco del mandato de la institución.
“En el caso de Magallanes, hay un trabajo intenso, donde la experiencia y capacidades del director regional potencian y son un plus fundamental para el desarrollo estratégico de Indap. En ese sentido, creemos que la innovación es clave y debemos mirarla desde un punto de vista productivo, de rentabilidad y de mercado.
“En este sentido, hoy se hace necesario adaptarse al cambio climático y dar soporte a la sustentabilidad de la actividad agropecuaria, temas en que la región lleva camino avanzado. La necesidad de dar un fuerte impulso en materia de innovación y fortalecer acceso al riego, por ejemplo, ya no sólo con criterios de competitividad, sino que integrando también las variables de conservación y ahorro de un recurso crecientemente escaso”.

– En el caso de Magallanes, ¿cuáles serían las características que la definen en su gestión?
– “Es un territorio singular, aislado, con identidad propia, agroecológico y cultural, donde es importante avanzar en un diálogo permanente que identifique bien las áreas y ejes de desarrollo de la agricultura regional, con el fin de hacer eficaz los recursos.
“Pienso que, en el futuro próximo, Magallanes podría ya pensar en crear la feria de la agricultura familiar en la región. Pero quizás lo más importante, por su condición geográfica, es fortalecer lo que hemos denominado circuito corto, iniciativa que trata de conectar directamente a los productores con su consumidor final. Normalmente, los productos pasan por varios intermediarios, en una cadena donde el pequeño productor pierde cerca del 30% del margen que podría obtener. En el logro de esta meta, Magallanes podría ser región piloto, con las mejoras adecuadas en fomento y alianzas estratégicas que permitan a los pequeños agricultores insertarse de mejor forma en los mercados, ya hay algunas experiencias en Puerto Natales.
“Otro tema que creo vital es la agregación de valor a los productos y fortalecer, por ejemplo, las ventas a través de internet, tema muy poco desarrollado entre los pequeños agricultores. El agroturismo también ofrece una oportunidad interesante a la región, donde el turista va y consume el producto en el mismo lugar”.

– En cuanto a la política de inclusión e igualdad que pregona el gobierno, ¿cuál es hoy la apuesta de Indap?
– “El país cuenta con grandes condiciones para convertirse en una nación relevante en materia de producción de alimentos; sin embargo, esto requiere de un proyecto inclusivo que incorpore a los agricultores familiares, a los jóvenes, a las mujeres y a los pueblos originarios. Este crecimiento inclusivo se relaciona directamente con el desafío de reducir la desigualdad, lo que se expresa en un fuerte énfasis en la creación y el mejoramiento de instrumentos de desarrollo productivo, tecnológico, comercial, económico y social para la agricultura familiar campesina.
“A través del convenio Indap – Prodemu trabajamos hoy con 3 mil mujeres en el país. Esta iniciativa tiene componentes productivos que propone Indap y componentes psicosociales que aporta Prodemu, donde, por ejemplo, en algunos casos apoyamos a mujeres víctimas de violencia intrafamiliar y el convenio es el primer escalón que les ayuda a insertarse en la economía, para posteriormente continuar avanzando en otros programas de la institución. Este proyecto se va a ampliar en cobertura y bien podría aplicarse en Magallanes.
“Hay que reconocer que la mujer y los jóvenes son aspectos pocos abordados por Indap en su historia y que hoy son necesarios y fundamentales por los cambios experimentados en las últimas dos décadas en el sector agrícola y rural, donde es posible evidenciar innegables progresos que han sido el fruto de las políticas implementadas en estos años; sin embargo, es necesario también señalar que este progreso y acceso a la prosperidad ha sido heterogéneo y desigual, tanto entre territorios como entre segmentos poblacionales.

– ¿Contempla mejoras en los actuales programas?
– “Hasta ahora, Indap ha sido muy convencional en el tipo de agricultura que promueve, donde el tema ecológico, por ejemplo, está ausente en nuestras discusiones. Si bien algunas consultoras están trabajando de manera aislada el tema, la institución no tiene una reflexión acerca del tipo de tecnología que está transfiriendo. Creemos que dado lo que está pasando en el mundo, en especial el cambio climático, llegó el momento de reflexionar sobre el modelo agrícola que la institución está promoviendo. Otro ejemplo es el Programa de Desarrollo Local (Prodesal), donde hay un tema no sólo de recursos y de tecnología, sino que de tipo comercial. Sabemos producir bien, pero el tema es vender y mejorar la inserción comercial de los productores”.

– ¿Alcanza cuatro años a construir y realizar los cambios propuestos para el sector?
– “Es importante tener en consideración que los tiempos de una administración son generalmente más cortos que aquellos requeridos para la instalación y maduración de los procesos de transformación y consolidación que se quiere impulsar. Ello implica que, si bien el horizonte temporal del Plan Estratégico corresponde a los cuatros años del actual gobierno, se puede adelantar que una parte del impacto de su intervención se hará visible sólo en los años posteriores a su administración”.