Necrológicas
  • María Luisa Domich Artigas
  • Mario Alberto Maringue Moya
  • Ema Barría
  • Irma Eliana Navarro Serón
  • Luis Notolio Ortega Barría
  • Rosa Mireya Alarcón Muñoz

“Ojalá esta designación marque un antes y un después”

Padres del joven desaparecido en octubre 2001, se reunieron con la recién designada ministra en visita Marta Pinto. “Nos dijo que hará todo lo que esté a su alcance para encontrar respuestas”

Por La Prensa Austral sábado 30 de abril del 2011
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
22
Visitas


Por espacio de una hora y media se prolongó ayer el primer encuentro entre la ministra en visita Marta Pinto Salazar y los padres de Ricardo Harex González.

Así partió la segunda jornada de trabajo de la magistrada encargada de investigar la causa que busca determinar el paradero del joven desaparecido en octubre de 2001.

Fue el jueves en la mañana cuando la ministra Marta Pinto, presidenta de la Corte de Apelaciones de Punta Arenas, aseguró que una de sus primeras actuaciones sería reunirse con Margot González y Sergio Harex, los padres de Ricardo. Y así fue. A las 8,15 horas el matrimonio llegó hasta el edificio de los tribunales, siendo recibido de inmediato por la magistrada sumariante.

“Estuvimos frente a una persona muy humana y con muchas ganas de trabajar, conciente de que será un proceso largo”, fue la primera impresión de la madre de Ricardo a la salida del encuentro con la ministra.

Explicó que la conversación partió de una base clara: “Nos dijo que no por ser una ministro en visita significa que va a encontrar a Ricardo. Nosotros lo entendemos, valoramos, pero al menos su designación nos abre una nueva ventana de esperanza”.

Asimismo, aseguró que el compromiso de la ministra es trabajar, efectuar todas las diligencias que estén a su alcance y no dejar detalle pendiente. “Eso levanta el ánimo. Es como un antes y un después, un empezar de nuevo mirando las cosas con mayor optimismo”.

Margot González dijo que, evidentemente, la actuación de un ministro en visita debió haberse concretado mucho antes, “pero, lamentablemente, eso no ocurrió. Dios sabe porqué hace las cosas y, a lo mejor, consideró que éste era el momento”.