Necrológicas
  • José Arturo Sotomayor García

“Operación Ardilla”, detalles del gran golpe contra uno de los más peligrosos narcotraficantes locales

– Oficial de Carabineros indicó que los sectores de San Sebastián, Dorotea, Monte Aymond y Teniente Merino
son los más utilizados como pasos fronterizos no habilitados para cruce ilegal en la región.

Por La Prensa Austral domingo 4 de noviembre del 2012

Compartir esta noticia
176
Visitas


El pasado 9 de octubre, un importante operativo de la sección OS-7 de Carabineros permitió la incautación de 7 kilos y medio de marihuana prensada que era internada a la región proveniente de Argentina y, de paso, atrapar a quien era sindicado como uno de los más astutos y hábiles narcotraficantes de Punta Arenas, “El Guata”.

Este antisocial, por la rapidez y sigilo con que operaba, dio paso a la Operación Ardilla de la policía uniformada, la que permitió la incautación de alrededor de 15 mil dosis de droga, avaluada en más de 40 millones de pesos en el mercado ilícito local. Ayer, el jefe de la sección antinarcóticos de Carabineros, el capitán Néstor Romo Parra, reveló pormenores del más importante procedimiento de 2012.

El perfil del “Guata”

Como un hombre astuto, avezado y extremadamente peligroso, es descrito Alejandro Mauricio Vidal Hernández de 34 años, el cual había sido investigado en numerosas oportunidades con anterioridad al golpe policial, no obstante, dada su habilidad para liberarse de la droga, nunca había podido ser sorprendido con tamaña cantidad de estupefacientes.

La policía describe al imputado como un individuo de alta peligrosidad, tal así que se logró establecer que fue partícipe de hechos conocidos en la jerga delictual como “mejicanas”, en las cuales se personificaba de funcionario policial para ingresar armado a casas de otros distribuidores para robarles la droga. Además, figura en su perfil policial como un hombre meticuloso, desconfiado y metódico en su sistema de trabajo, pese a lo cual, finalmente, se le pudo atrapar.

El día del golpe

“El día que pudimos establecer que se efectuaría la extracción, es decir, que “el Guata” iba a ingresar a Chile por un paso no habilitado y que iba a ser recogido por un taxi que viajaría desde Punta Arenas, nos constituimos en el sector del paso no habilitado que usaría, ubicado a 1 kilómetro y medio antes de llegar a las instalaciones del complejo fronterizo en Monte Aymond. En el lugar, los efectivos se mimetizaron en la pampa y, provistos de equipos de visión nocturna, esperaron a que apareciese el sospechoso. Tal fue la precisión del trabajo de inteligencia, que Vidal Hernández pasó a escasos metros de los colegas no percatándose de su presencia, esto fue cerca de las 23 horas”, relató Romo.

Luego, cerca de las 1,30 horas de la madrugada fue recogido por el taxi guiado por José Luis Bravo España comenzando el retorno a Punta Arenas, con lo cual se activó la fase final de la captura de “el Guata”, esta vez, en la tenencia de Kon Aiken, donde un amplio dispositivo policial lo aguardaba.

La detención

Minutos de expectación y tensión existía en el kilómetro 32 de la Ruta 9 Norte, frente a la tenencia de Carabineros, donde, los policías ya coordinados, aguardaban el taxi encargado. Pero además, y de acuerdo a los resultados de inteligencia, se esperaba un posible enfrentamiento o fuga de los implicados. “Siempre supimos que “el Guata” era peligroso y acostumbraba a usar armas, no era menor su nivel de hostilidad y determinación. Hay que considerar que, desde Argentina al punto de encuentro en Chile, el sujeto caminó por cerca de tres horas, a oscuras en la pampa, con vientos de cerca de 80 kilómetros por hora y una sensación térmica inferior a los -10 grados; teníamos claro que no sería un procedimiento sencillo y que intentaría huir, por lo mismo, advertimos al personal policial que efectuaría la supuesta fiscalización vehicular rutinaria, que no se cruzaran ante la marcha del vehículo, ya que podría darse a la fuga embistiendo a quien se le cruce”, explicó el capitán del OS-7.

Ante tal panorama, a 500 metros al sur del retén se había hecho un bloqueo de la carretera en caso de fuga, lo cual ocurrió, interceptándose el taxi luego de que cruzase el puente del río Pescado, donde cerca de 10 efectivos lo aguardaban fuertemente armados.

“¡Dispárenme, dispárenme!” gritaba “el Guata” al momento de su detención, en medio del operativo de captura, instantes en que no se tenía claridad si portaba o no arma. “Poco a poco se fue calmando, los oficiales le decían que se entregara sin más, que ya lo habían atrapado, que no se resistiera, lo que finalmente accedió, deponiendo su posición agresiva” recordó Romo, presente en el procedimiento.

En tanto, la mochila, que era transportada en el asiento trasero del taxi, y en la cual se movilizaban los “ladrillos” de droga, había sido arrojada metros antes de la detención, siendo recuperada por los oficiales.

“La detención de Vidal Hernández va más allá de que haya sido sorprendido mientras intentaba ingresar la droga, ya que nosotros lo veníamos siguiendo de hace mucho tiempo, él lleva cerca de 5 años traficando en Punta Arenas, tiene una metodología estructurada, sabe moverse entre las redes de venta, de hecho nunca fue él quien hacía los contactos con su proveedor o transportista, tenía el cuidado de que su conviviente lo hiciera en su nombre, tenía un actuar desconfiado, siempre era él mismo quien actuaba como financista, ‘burrero’ y distribuidor; y no tengo la menor duda que si la madrugada del operativo hubiese portado arma nos habría disparado sin dudar”, concluyó el capitán Romo.

Cabe mencionar

Cerca de 35 funcionarios policiales actuaron en la detención de “el Guata” la noche del 8 y madrugada del 9 de octubre.

Vidal Hernández siempre abandonaba la región a través de pasos no habilitados, no obstante, el viaje que hizo para ingresar la droga lo habría hecho por el paso fronterizo de Monte Aymond.

Junto con “el Guata”, fue detenido el conductor del taxi, José Bravo España, y horas más tarde, en un operativo ejecutado por el Gope de Carabineros en la villa Cardenal Silva Henríquez, la conviviente de Vidal, Joselin Salazar Zúñiga.

Vidal y su conviviente utilizaban una jerga telefónica errática, con simbolismos y frases con doble lectura, a modo de ejemplo: “Vuelvo en tres días”, lo que significaba que ya estaba viajando de regreso.

En el allanamiento del domicilio de “el Guata” se incautó una escopeta recortada calibre 22 y una baliza policial, la que presumiblemente utilizaba para llevar a cabo las “mejicanas”.

Tal fue la meticulosidad del procedimiento policial, que la Sección Investigadora de Accidentes de Tránsito (Siat) de Carabineros fijó planimétricamente el punto exacto donde debía cortarse la ruta para interceptar al fugitivo, midiendo la distancia de detención del vehículo y de tal manera que el mismo puente del río Pescado sirviera de enrejado para atraparlo.