Necrológicas
  • Carmen Alvarez Alarcón
  • Valeria Aguilar Díaz

Pablo Longueira: “Creo que, al final, los chilenos van a saber valorar a un gobierno que ha sido serio y está haciendo transformaciones importantes”

– Otrora pesimista, Pablo Longueira valora que el gobierno de Piñera tenga ahora “relato” y plantea que, si siguen sintonizando con los problemas y demandas ciudadanas, habrá un segundo gobernante de centro-derecha en La Moneda en marzo de 2014.

Por La Prensa Austral domingo 8 de enero del 2012
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
10
Visitas


El ministro de Economía, Pablo Longueira, se mostró optimista por la marcha del gobierno, el cual, ahora con “relato”, está sintonizando con las demandas y problemas de la ciudadanía.

“Estoy muy optimista. Creo que, al final, los chilenos van a saber valorar a un gobierno que ha sido serio, que está haciendo transformaciones importantes, que ha atendido demandas muy importantes”, formuló.

Por este camino –según Longueira-, queda en manos de la Alianza extender, al menos, por un período más su permanencia en La Moneda.

“Creo que sería muy bueno para Chile un segundo gobierno de la Alianza”, sentenció.

Longueira insistió en que no se debe temer a enfrentar un debate sobre reforma tributaria. “No existen países desarrollados con el nivel de desigualdad que existe en Chile”, acotó.

El eterno presidenciable de la Udi estuvo en la zona, como emisario presidencial para anunciar la reapertura del Parque Nacional Torres del Paine y, de paso por Punta Arenas, concedió una entrevista a El Magallanes.

El “relato”
– Usted criticó mucho que a este gobierno le faltaba “relato”. Ahora que forma parte del gabinete, ¿sigue pensando lo mismo?

– “No, creo que al Presidente, días después que nos invitó, nos incorporó a Andrés Chadwick y a mí, en el mes de julio, en el aniversario del diario La Segunda hizo una intervención que marca claramente un relato para su segundo gobierno. Creo que el impacto que tuvo esa intervención, para aquellos que han leído ese discurso, es el camino, la hoja de ruta para esta segunda etapa del gobierno y es un compromiso muy claro en seguir profundizando un camino al desarrollo que el país ha tomado, respetando los derechos de los consumidores, defendiendo la competencia, el emprendimiento, las pymes, enfrentando la desigualdad que hay en el país. Creo que es el sentido de un gobierno de centro-derecha en Chile y que el Presidente supo recoger las inquietudes planteadas por la sociedad. “Porque un país que crece genera nuevas demandas y problemas, como la desigualdad, el acceso a la educación y la igualdad en el acceso a la educación, porque la educación es el instrumento para generar mayor igualdad. El emprendimiento también…”.

– Sin embargo, usted fue muy criticado cuando fue uno de los primeros en hablar de la necesidad de una reforma tributaria, precisamente para obtener recursos para enfrentar, entre otros, el problema de la educación.

– “Creo que el mayor problema que ocurre en estos países que van camino al desarrollo es no entender estos fenómenos. Un país que enfrenta nuevas demandas tiene que saber levantar los recursos que le permitan seguir creciendo, invirtiendo y atender esas demandas. Nosotros, como país, tenemos un ingreso per cápita de un promedio de US$15 mil. Y lo que ocurre en los países que van pasando de US$5 mil, a US$10 mil, a US$15 mil es que ya tienen algo que distribuir y la gente quiere que se distribuya mejor. Son fenómenos naturales y no hay que temerle a una discusión de una reforma tributaria porque, precisamente, se instala en aquellos países donde la gente dice: “Que se distribuya mejor”. La sociedad demanda.

“No existen países desarrollados con el nivel de desigualdad que existe en Chile y lo que va a ocurrir es que se va a instalar –y en buena hora- este tema para que tengamos los recursos para que la gente, a través de su talento y su esfuerzo, pueda alcanzar los sueños que corresponden”.

Cambio de gabinete
– A usted también se le acusa de haber anticipado el cambio de gabinete, afectando un cambio más profundo.
“No, no tengo ningún antecedente de cuán profundo hubiera sido el cambio de gabinete. La verdad es que reconocí que, por un error personal, al volver muy tempranamente a Santiago; viajé a Santiago en bus, pasé por mi casa, me duché – así de transparente-; agarré los diarios, me fui leyendo el diario camino al aeropuerto y ahí decía que habían dos cambios e, incluso, venían los nombres de los reemplazantes que, finalmente, juraron como ministros. Y, cuando dos periodistas en la ceremonia me preguntaron qué me parecía el alejamiento del ministro (Felipe) Bulnes. Bueno, hice mis comentarios y no me di cuenta que estaba confirmando algo que no estaba confirmado”.

– Usted sostiene que un gobierno debe darse cuenta de las demandas ciudadanas. Pero, el cambio en la cartera de educación no fue bien valorado por los estudiantes y el movimiento social.

– “Creo que si hay algo que todos reconocemos en el ministro Harald Beyer es que es un especialista, un experto, un profesional, un investigador que ha dedicado su vida a la educación. No sólo ha sido invitado por centros de estudios de derecha, sino que, cada vez que en los gobiernos de la Concertación se crearon instancias de evaluación, él fue convocado. Por lo tanto, fue algo que fue muy bien valorado por aquellos que quieren avanzar en políticas públicas educacionales coherentes. Hay muchos que, a lo mejor, no van a compartir, los dirigentes, pero creo que lo que no podemos discutir todos es que se ha nombrado a un ministro excepcional, extraordinario y con una espertis educacional que muy pocos tienen. Así es que creo muy oportuno el nombramiento, después de haber tenido una conflictividad educacional que, por algunos momentos, superó la racionalidad. Creo que un ministro como Harald Beyer va a implementar las políticas públicas de los recursos que asignamos en una Ley de Presupuesto que fueron más de US$1 mil 200 millones. Fue un aumento histórico desde el punto de vista de instrumentos para generar igualdad de oportunidades en la educación. Por lo tanto, es la persona que llega en el momento adecuado.

Adicionalmente, creo que Harald Beyer es una persona que tiene un compromiso con tener una educación pública de calidad, como pocos. Aquí lo que hace falta es hablar de la calidad de la educación. Aquí nadie ha hablado de cómo vamos a mejorar la calidad”.

Para el ministro Longueira, lo que hace falta son políticas públicas que permitan mejorar la educación en Chile. “ Eso significa tocar muchos intereses y creo que eso es lo que ha pasado. Hemos hecho muchas reformas en el pasado más bien cosméticas y eso queda claro en los resultados… La sociedad y las familias legítimamente le reclaman al Estado que estén los recursos necesarios para que exista una buena educación e igualdad en el acceso a la educación superior.
“También debemos evitar que estas manifestaciones, estas presiones nos hagan desviar la focalización del gasto, porque tenemos que invertir muchos recursos en una etapa educacional donde no marchan, donde no se movilizan, que es la preescolar”, indicó.

Encuestas y opción presidencial
– Usted está contento porque el gobierno de Piñera por fin tiene relato. Pero, la gente aún no lo valora, según dejan entrever las últimas encuestas Cep y Adimark.

– “No, hoy día todas las encuestas muestran un quiebre. La encuesta Cep fue tomada en otro momento. Todas las encuestas que maneja el gobierno muestran una franca recuperación y creo que está muy vinculado a este discurso y la sintonía con la opinión pública.

“Todos los representantes del gobierno, los ministros, están siendo crecientemente mejor evaluados y eso no se ha transferido al gobierno. Por lo tanto, creo que debemos tener una mayor coordinación y política comunicacional que nos permita transmitir a la ciudadanía lo que estamos haciendo…

“Estoy muy optimista. Creo que, al final, los chilenos van a saber valorar a un gobierno que ha sido serio, que está haciendo transformaciones importantes, que ha atendido demandas muy importantes y que ha asignado las prioridades, hemos eliminado el 7% de los jubilados, designado los seis meses de pos-natal. Hemos presentado un presupuesto con un crecimiento del 5%, pensando que la economía podía crecer al 5%. Ya va a ser una meta bastante difícil, pero, si no lo logramos porque cae la inversión privada y el gasto privado, vamos a hacer el gasto público necesario para mantener un crecimiento y el empleo que se ha generado”.

– Usted asumió como el paladín del consumidor y anti concentración. ¿Seguirá profundizando estas líneas?
– “Por su puesto. El sentido ético de la economía libre de mercado es, precisamente, el derecho del consumidor, el derecho que tenemos todos a bienes y servicios en forma lo más barata posible y de la mejor calidad y eso lo genera la competencia. Por lo tanto, también lo que ocurre es que en una sociedad que camina al desarrollo la gente tiene más conciencia de sus derechos, más nivel educacional para reclamar. No se puede seguir tratando o haciendo firmar contratos a las personas como, a lo mejor, se hizo en una sociedad en que el ingreso per cápita era menor. No se debiera hacer nunca, pero ese fenómeno de los derechos de los consumidores es parte de esas señales que aparecen camino al desarrollo”.

– ¿Cómo recibe la designación de “personaje del año” que le confirió la revista Poder&Negocios?
– “Me emociona porque creo que es la primera que recibo…”.

– Es una revista de elite.
– “… Siento satisfacción desde el punto de vista que hemos logrado en seis meses, con los equipos del ministerio, sintonizar con el país. El país quiere que el Estado y Economía cumplan un rol. Economía, en el pasado, fue algo así como el hermano pobre del área económica. Creo que Economía no compite con Hacienda. Tiene un rol institucional muy importante que cumplir”.

– Las encuestas lo apoyan. ¿Eso reflota el proyecto de Longueira presidenciable?
– “No, para nada. Lo he dicho muchas veces. Mi objetivo es ser un gran ministro de Economía. Debo reconocer y lo he dicho que nunca observé en este ministerio que sintonizara más con mi vocación. Creo que Economía resume todas mis vocaciones y resume todo lo que estoy haciendo. Las encuestas para mí nunca han sido la ruta para el servicio público. He tenido el privilegio, aunque sea muy raro, de tener malas y buenas evaluaciones y no me voy a marear ni con las malas ni con las buenas. No estoy en el servicio público por las encuestas. Si hoy tengo buena evaluación, eso no quita que mañana sea distinto porque no voy a dejar de tomar decisiones si considero que son necesarias y aunque sean impopulares”.

-Al principio del gobierno de Piñera, había preocupación en la centro-derecha respecto de que éste fuera sólo un paréntesis. ¿Se piensa ahora en un segundo gobierno de la Alianza?
-“Creo que la única candidata competitiva que tiene la Concertación es la ex Presidenta Bachelet y es, por eso, que la levantan como la única figura. Creo que eso también los perjudica en levantar más opciones. Pero creo que ni en la Concertación ni en la Alianza en forma responsable puede decir que tenemos ganada o perdida la elección. Creo que, afortunadamente para Chile, las elecciones presidenciales hace ya varios años vienen disputándose en forma marginal y no tengo ninguna duda que la próxima elección presidencial va a ser igual de estrecha que la que hemos tenido.

“Tengo la convicción más profunda de que el gobierno si sigue haciendo bien las cosas va a lograr una buena sintonía con la opinión pública, que ha sido escasa hasta el minuto. Pero creo que el relato que se ha ido construyendo va a permitir que la gente valore un gobierno de centro-derecha y va a haber mucha gente que va querer continuidad. La Concertación por la forma en que ha hecho oposición va a tener un castigo muy significativo. Estoy muy optimista. Depende de nosotros que haya un segundo gobierno de la Alianza y creo que nunca hay que perder esa oportunidad.

“Creo que sería muy bueno para Chile un segundo gobierno de la Alianza. Que haya continuidad, al menos, de dos períodos, depende de nosotros y hoy día podemos decir que es posible en la medida que sigamos haciendo las cosas bien”.