Necrológicas
  • Marta Irma Muñoz Cárdenas
  • Emelina Ayala Gajardo
  • José Arturo Sotomayor García

Parroquia San Miguel reabrió sus puertas para celebrar su centenario

La Parroquia San Miguel ayer estuvo de fiesta y lo celebró mostrando un remozado rostro a la comunidad. A las 19,30 horas comenzaron las celebraciones con una procesión y posterior eucaristía en la que participaron comunidades, organizaciones y fieles que renovaron su compromiso con la fe y unidad de la parroquia.
[…]

Por La Prensa Austral domingo 9 de octubre del 2011
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
65
Visitas


La Parroquia San Miguel ayer estuvo de fiesta y lo celebró mostrando un remozado rostro a la comunidad. A las 19,30 horas comenzaron las celebraciones con una procesión y posterior eucaristía en la que participaron comunidades, organizaciones y fieles que renovaron su compromiso con la fe y unidad de la parroquia.

En marzo de 1911, Monseñor Fagnano puso la primera piedra del templo ubicado en calle Boliviana, en el corazón del barrio San Miguel, y luego de siete meses de trabajos, el 8 de octubre se celebró por primera vez el santísimo sacramento.

El centenario del recinto coincidió con la restauración que desde el 15 de mayo mantuvo las puertas de la iglesia cerradas debido a las obras de mejoramiento. Los feligreses no se quedaron sin lugar de expresión de fe, pues se habilitó el centro parroquial aledaño al templo.

Cuatro comunidades conforman la parroquia: Hogar del Niño Miraflores, Comunidad de Buen Pastor (sector Cerro Primavera y Río de la Mano), Espíritu Santo (sector Fitz Roy) y Jesús de Nazaret (sector Nelda Panicucci y Domingo Espiñeira).

El párroco de San Miguel, Fredy Subiabre, contó que los arreglos del lugar consistieron en la pintura interior completa, revestimiento del altar con lenga, piso de piedra, revestimiento exterior con textura orgánica, renovación del sistema eléctrico, instalación sanitaria y calefacción.

Aporte de particulares

El 29 de septiembre se bendijo un vía crucis nuevo, con todas sus estaciones confeccionadas en ciprés por el escultor Juan Orellana, de la provincia de Ñuble. Estos fueron donados por catorce familias de la parroquia, quienes en el dorso tallaron una inscripción en recuerdo de parientes fallecidos.

El padre Fredy Subiabre agradeció a quienes ofrecieron la restauración de la parroquia, cuyos aportes provienen mayormente de empresas privadas. Transbordadora Austral Broom, Salfa, Héctor Pérez y un particular que prefiere quedar en el anonimato son quienes hicieron posible esta obra. “También quiero nombrar y agradecer al arquitecto Dante Baeriswyl, a quien fue encomendado el estudio preliminar; luego al aporte del padre Gabriel Guarda, también arquitecto; y a quien lo llevó a cabo de manera generosa y gratuita, la arquitecta Rossana Riquelme”, expresó el religioso, agregando que, sin lugar a dudas, “ésta ha sido la restauración más importante que ha tenido la parroquia”.