Necrológicas
  • Moisés González Diz
  • José Miguel Bahamonde Bahamonde

Pianista de 10 años logró tercer lugar en el concurso internacional Claudio Arrau

En el segundo nivel (categoría hasta 14 años) la magallánica estudiante del Conservatorio Umag quedó tercera a nivel nacional en este importante certamen que se realizó en Quilpué, Región de Valparaíso.

Por La Prensa Austral martes 27 de noviembre del 2012

Compartir esta noticia
140
Visitas


Sorprendida y contenta tras quedar entre los tres mejores pianistas hasta 14 años a nivel nacional, se manifestó la niña Pilar Belén Delgado Avila tras su participación en el XXVI Concurso Nacional e Internacional de Piano Claudio Arrau.

Con sólo 10 años logró una sobresaliente actuación compitiendo en el segundo nivel, lo que le permitió ser favorecida con el tercer puesto de acuerdo a la decisión del jurado internacional del evento que se desarrolló en Quilpué, Región de Valparaíso, entre el 18 y 23 de noviembre pasados.

La magallánica demostró así su talento natural para el piano y la proyección que tiene como futura intérprete si es que continúa con sus estudios. A los cinco años fue recibida en el Conservatorio de la Universidad de Magallanes en Punta Arenas, pero a los cuatro ya sacaba de oído sus primeras canciones. “Para mí es entretenido y me gusta mucho el piano y me gustaría aprenderme obras más difíciles”, dijo la pequeña en entrevista con nuestro medio.

Recalcó que “Es genial y estupendo este premio, por que yo pensé que iba a quedar en mención honrosa, ya que los otros niños eran más grandes (14 años) y mejores”.

“Me encanta mucho tocar piano, mis papás siempre me preguntan todos los años si quiero seguir (estudiando en el conservatorio Umag) y siempre les digo que sí”.

Sobre su forma de estudiar el piano comentó que “Hay que ensayar sí o sí, pero para mí es fácil. Me gustaría aprender obras más difíciles porque se ven más entretenidas”, añadiendo que le gustan autores como Johann Sebastian Bach y Stephen Heller.

De Claudio Arrau, el fallecido pianista que inspiró el nombre del concurso, Pilar expresó que “He visto algunos videos de él y en uno de sus últimos conciertos vi que sus manos estaban llenas de arrugas pero que se movían con una facilidad muy grande”.

Esfuerzo de la familia
El viaje a Quilpué fue un verdadero desafío no sólo en lo musical, sino que también en lo escolar, laboral y financiero para Pilar y su familia.
La niña debió ausentarse una semana de clases en el Liceo Nobelius donde cursa el cuarto básico “A”, mientras que sus padres Carlos Delgado Alba y Rosalba Avila Yagi debieron pedir permisos en sus trabajos respectivos para estar junto a su hija única durante esta competencia, haciendo además el esfuerzo económico para viajar, alojarse y alimentarse por sus propios medios en la Región de Valparaíso.

“La experiencia es maravillosa porque le sirve a ella para ver que realmente esta habilidad es un talento, el músico no se hace, el músico nace. Nosotros íbamos sin expectativas, ya que esto le servía a ella como currículum pero es realmente maravilloso estar ahí y ver que hay niños geniales que tocan una música increíble, realmente fue impagable, el hecho de estar ahí ya era un premio y el hecho de que la escucharan a ella, ya nos sentíamos pagados”, comentó Rosalba, la madre de Pilar.

“El esfuerzo es enorme porque de repente uno quisiera que el Gobierno te ayudara en esto no es fácil y no es gratis, se necesita estar detrás de ellos (los hijos) para que ellos puedan cumplir sus sueños. Ella tiene muchos sueños pero hay que ir paso a paso”, agregó.

La madre de la pequeña pianista también tuvo palabras de agradecimientos para el profesor de Pilar, Sergio Pérez Bontes, quien además es director del Conservatorio Umag. “Estuvo acompañándonos los cinco días en Quilpué y ensayando con mi hija para preparar sus actuaciones”.

Premiación en el Congreso
En el Congreso Nacional, en Valparaíso, se realizó el pasado viernes la ceremonia de premiación del concurso, mientras que la competencia se desarrolló en el resort Balneario El Retiro en Quilpué.

Pilar Delgado tuvo que realizar dos presentaciones, una en la etapa clasificatoria y otra en la final, presentando tres canciones distintas en cada actuación ante el jurado, sumando un total de seis piezas de conocidos autores como Muzio Clementi, J.S. Bach, Stephen Heller, Béla Bartók, Robert Schuman y del chileno Eduardo Cáceres, quien presenció la actuación de la niña.

La pianista recibió un diploma y un estímulo de $50.000 tras lograr el tercer lugar de este conocido certamen.