Necrológicas
  • Norma Luisa Muñoz Sánchez
  • Valeria Aguilar Díaz

Piden terminar con vehículos abandonados y también realizar un catastro de viviendas en dicha condición

Denuncian que ambos casos constituyen un foco de peligrosidad.

Por La Prensa Austral jueves 1 de diciembre del 2011

Compartir esta noticia
22
Visitas


Como basureros, obstáculos visuales y focos para la delincuencia, calificó el concejal José Aguilante Mansilla la existencia de vehículos abandonados en la vía pública.

El tema fue expuesto por el edil en la pasada sesión de Concejo Municipal, donde pidió al municipio un plan para poner fin a un problema que amenaza con seguir incrementándose por la actitud despreocupada e irresponsable de vecinos.
Planteó que muchos de estos automóviles son utilizados como depósito de basura, dejando como consecuencia altos niveles de contaminación. “Resulta penoso apreciar la escasa preocupación de vecinos que perjudican el entorno actuando de manera irresponsable, convirtiendo la ciudad en un basurero”.

Añadió que la municipalidad en reiteradas oportunidades ha notificado a quienes incurren en esta falta, sin embargo aquello parece no ser suficiente. “Entonces nos vemos enfrentados a un tema que requiere acentuar la tarea fiscalizadora y las sanciones”.

Para Aguilante resulta fundamental que el municipio ponga en marcha un plan para descongestionar las vías, considerando el retiro de toda chatarra. No obstante, indicó que el problema va mucho más allá de la congestión, “porque tenemos un tema de salud y de delincuencia, porque en muchos casos estos móviles en desuso son utilizados como escondite para antisociales o personas en situación de calle”.

Asimismo, planteó que son blanco fácil para acciones delictuales. En este sentido recordó que hace unos días cuatro automóviles que se encontraban en la vía pública (no precisamente abandonados) fueron quemados por desconocidos.

Casas abandonadas

El concejal Aguilante también manifestó su preocupación por las viviendas abandonadas.

Sobre este tema, hizo presente la necesidad de efectuar un catastro que permita cuantificar y buscar la forma de intervenirlas, considerando que “se han convertido en un peligroso foco de incendios y en lugar de encuentro para muchas personas en situación de calle”.

Agregó que “evitar que estas viviendas sigan siendo un foco de peligrosidad para sus eventuales moradores, como para los vecinos que circundan estos inmuebles, requiere también asumir la tarea de pesquisar a sus propietarios para que se hagan responsables del cuidado y protección de la propiedad. De no ocurrir lo anterior se deben activar los mecanismos legales que permitan el resguardo de estos inmuebles”.