Necrológicas
  • Norma Luisa Muñoz Sánchez
  • Valeria Aguilar Díaz

Por segundo año consecutivo el Ñandú se quedó en Magallanes

Un sorprendente inicio tuvo ayer la última jornada del XXXI Festival Folclórico en la Patagonia con la actuación del grupo nacional Los Bunkers, que deleitó e hizo cantar a más de 2.000 espectadores en el gimnasio Fiscal.
[…]

Por La Prensa Austral domingo 28 de agosto del 2011
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
16
Visitas


Un sorprendente inicio tuvo ayer la última jornada del XXXI Festival Folclórico en la Patagonia con la actuación del grupo nacional Los Bunkers, que deleitó e hizo cantar a más de 2.000 espectadores en el gimnasio Fiscal.
Con un espectáculo de nivel internacional y un tremendo sonido el conjunto oriundo de Concepción demostró el gran momento que esta viviendo, repasando los grandes éxitos de su discografía y también algunas canciones de su última producción dedicada a Silvio Rodríguez.

Actuaron por una hora y cuarenta minutos recibiendo grandes ovaciones junto con el Ovejero y el tercer Ñandú del certamen (los otros los ganaron Los Guaraníes y Los Vásquez).

Otro hito importante de la jornada fue el espectáculo del humorista Juan Carlos “Palta” Meléndez quien hizo reír por más de una hora a todo el público con sus rutinas humorísticas haciéndose merecedor del Ovejero y del Ñandú (el cuarto del evento), con críticas a la contingencia actual y a la sociedad chilena.

Llegó caracterizado como un dirigente estudiantil y después personificó a los ex Presidentes Salvador Allende, Patricio Aylwin, Eduardo Frei y Ricardo Lagos, sumando una versión renovada de su imitación de Augusto Pinochet reencarnado en el “Pulpo Paul” entre otros.

El Ñandú se quedó
en Magallanes

Mientras, en la competencia folclórica la canción ganadora fue “¡Qué importa!” en representación de Magallanes, cuyo autor y compositor es Danny Perich Campana con la interpretación de su hijo menor Christian Perich Lara, llevándose el Ñandú y $3.000.000. De esta forma, Danny Perich padre gana por segundo año consecutivo la competencia del certamen.

El segundo lugar y mejor intérprete fue para el tema “La marcha de las banderas negras” escrito por Raúl Salinas e interpretado por Marcela Moreira ambos de Santiago recibiendo el Ñandú y $300.000.

Cabe recordar que el jurado estuvo integrado por la folclorista Charo Cofré (presidenta del jurado), los cantautores argentinos Víctor Heredia y Peteco Carabajal, más la cantante trasandina Mariel Trimaglio, el locutor y periodista Miguel Davagnino, el músico magallánico Julio Argentino Díaz y el locutor Yerko Hromic.

Folclore y sonido
argentinos

El resto de la jornada final estuvo marcado por las actuaciones de Charo Cofré, quien se llevó el Ovejero, al igual que el grupo folclórico Semilla de Magallanes, quienes se llevaron el trofeo tras cautivar al público con sus voces y su sonido muy influenciado por el folclore andino.

Al cierre de esta edición (2,45 horas) volvía al escenario Alfonso “Cocho” Cárcamo el grupo argentino Los Guaraníes, quienes actuaron con mucho éxito el viernes pasado donde incluso se llevaron el Ovejero y el Ñandú.

Mucho público
en el inicio

Previo al inicio de la última jornada de ayer la comisión organizadora del festival anunció que Los Bunkers pidieron abrir la noche por razones técnicas, ya que en un comienzo estaban programados para el final de la velada.
Afortunadamente el aviso pudo circular durante el día por las radios y los portales web para que la mayoría del público que quería ver a los penquistas –mayoritariamente juvenil- llegara al comienzo de la jornada.

Un marco similar de gente al de la segunda noche (2.000 espectadores) se observó ayer, con un espectáculo que funcionó sin mayores sobresaltos, finalizando pasadas las 3,00 horas de la madrugada de hoy.

Piden devolución
de notebook

 La comisión organizadora del XXXI Festival Folclórico en la Patagonia solicitó a través de varios medios la devolución de un notebook que fue sustraído ayer sábado desde la oficina de prensa instalada en el gimnasio Fiscal. El computador pertenece al área de Gestión Cultural del municipio y estaba a cargo de Jeannette Antonín Torres, conteniendo valiosa información de esa repartición.