Necrológicas

Preocupa situación de 150 escolares de proyectos de integración de liceos en “toma”

Una situación preocupante y poco difundida es la que está viviendo un centenar de familias magallánicas que tienen a sus hijos en los proyectos de integración de los liceos municipales que se encuentran en “toma”. Se trata de 150 estudiantes con necesidades educativas especiales que reciben apoyo profesional de especialistas en las diferentes áreas según sus requerimientos.
[…]

Por La Prensa Austral domingo 25 de septiembre del 2011
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
8
Visitas


Una situación preocupante y poco difundida es la que está viviendo un centenar de familias magallánicas que tienen a sus hijos en los proyectos de integración de los liceos municipales que se encuentran en “toma”. Se trata de 150 estudiantes con necesidades educativas especiales que reciben apoyo profesional de especialistas en las diferentes áreas según sus requerimientos.

Son jóvenes con necesidades transitorias o permanentes, que pueden presentar trastorno motor, hipoacusia (pérdida parcial de la audición), discapacidad mental leve y moderada, déficit atencional con hiperactividad, ceguera o ser limítrofes, entre otras.

En el Liceo Luis Alberto Barrera hay 17 estudiantes en estas condiciones. La semana pasada, cuando los apoderados del establecimiento presentaron el recurso de protección ante la Corte de Apelaciones en contra de los alumnos responsables de la “toma”, dentro de la argumentación consideraron la situación de este grupo que, a su juicio, son los más perjudicados con la pérdida de clases.

La profesora encargada del proyecto y educadora diferencial, Ema Torres, concuerda con la percepción de los padres y advierte sobre la falta de apoyo para estos niños. “Existe una carencia de apoyo que ellos necesitan constantemente. Nosotros trabajamos dentro del aula reforzando los subsectores de mayor dificultad que son Historia, Matemática, Lenguaje e Inglés; y en el aula de recursos efectuamos un trabajo personalizado sólo con niños integrados”, explica la profesional.

Según relató, son entre ocho a diez horas semanales de apoyo dentro de la sala de clases y unas seis horas extras fuera de ese horario, donde se atienden las necesidades específicas de los 17 alumnos.

“Realizamos adaptaciones de las metodologías, el currículum y las evaluaciones, en la mayoría de los casos, son diferenciadas”, agregó Torres, señalando que, por ejemplo, para rendir una prueba pueden hacerlo en dos secciones de tiempo.

Ministerio evalúa medidas

“Sería injusto para los niños perder el año”, señala la educadora diferencial, Ema Torres, refiriéndose específicamente a las pocas posibilidades que tienen ellos de rendir un buen examen final (Plan Salvemos el Año Escolar) sin apoyo en el aprendizaje. Esta medida ministerial se accionaría si es que las “tomas” continúan hasta octubre y contempla la entrega de contenidos virtuales, con evaluaciones finales en diciembre.

El seremi de Educación, Raúl Muñoz Pérez, dijo estar al tanto de la situación de estos alumnos y lamentó que sean afectados por las movilizaciones. “Es un tema complejo y una preocupación de la autoridad, ya que necesitan apoyo personalizado para avanzar en la enseñanza”, expresó, añadiendo que “el ministerio está evaluando las medidas y analizando realizar evaluaciones diferenciadas, por ejemplo”.

Muñoz declaró que lo ideal sería que los estudiantes depongan las “tomas” antes del 3 de octubre; pero de no ser así, dijo que los profesores de los establecimientos deben ser un apoyo para ellos.

Testimonios

“No creo que me vaya bien en las pruebas finales”, declara la alumna integrada Claudia Alvarado. Ella recibe apoyo en Lenguaje, Matemática e Historia y reconoce que la falta de su profesora podría repercutir en su promoción. “Desde que me empezaron a ayudar el año pasado mejoré mis notas”, dice la escolar, agregando que le “cuesta” aprender y que se le “olvida” la materia cuando la refuerza.

“Estoy de acuerdo con todo lo que se pide, pero no con la ‘toma’ porque perdemos clases y no quiero repetir”, remarcó.
En tanto, Elia Chiguay, madre de otra alumna con necesidad educativa especial expresa que “no sé si mi hija podrá estudiar (en Internet)”, ya que no recibirá la misma atención que en el colegio. “Es importante el apoyo del profesor”, añade.