Necrológicas
  • José Arturo Sotomayor García

Presidente de la Asociación Regional de Fútbol perdió su casa en un incendio

Propietario, Osvaldo Oyarzo, trabaja como inspector general en la Escuela de Río Seco.

Por La Prensa Austral martes 22 de noviembre del 2011
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
154
Visitas


Los vecinos de la población Simón Bolívar, al sur de Punta Arenas, tuvieron un prematuro y sobresaltado despertar ayer a las 4,58 horas de la madrugada, al declararse un incendio en la vivienda de Tomás Rogers Nº0185. Este incluso estuvo a punto de afectar al domicilio pareado del Nº0179.

El domicilio siniestrado correspondió al de Osvaldo Oyarzo Villarroel, conocido como “Pirigua”, quien la habitaba desde que la población fue entregada en 1998. Oyarzo ocupa el cargo de presidente de la Asociación Regional de Fútbol.

Este logró salir ileso junto a su pareja y a su hija. Todos ellos dormían en el segundo nivel del inmueble cuando éste comenzó a arder. El afectado incluso intentó apagar el fuego sin resultado. Tampoco logró salvar nada y se salvaron con lo puesto, por lo que debió conseguir vestuario prestado para él su y grupo familiar. Por otro lado, resaltó que por fortuna el percance los encontró despiertos.

Al lugar llegaron la Primera, Cuarta, Sexta y Octava compañías de Bomberos, cuyo accionar permitió al menos salvar la vivienda contigua, la cual resultó con parte de su techumbre chamuscada.

“Menos mal que no había viento”, señaló Oyarzo, quien trabaja como inspector general de la Escuela de Río Seco, en la cual labora desde 1986 y cuya permanencia le vale hoy el apodo de “vitalicio”. Su vínculo con el establecimiento es tan especial toda vez que “mis apoderados de hoy fueron todos alumnos míos”. Este magallánico es nacido en el barrio Sur.
Oyarzo agradeció el apoyo de sus vecinos en este difícil trance, al igual que toda la ayuda que personalmente le ofreció el alcalde Mimica. Ante tan duro golpe, el afectado no bajaba los brazos y ayer se abocaba con ayuda de dos de sus hijos al desarme y retiro de los escombros. Con el aporte de ellos confía volver pronto a levantar lo que fue su hogar, para lo cual espera conseguir materiales de construcción. Al menos el primer piso no resultó del todo afectado, por lo que espera con algunos arreglos dejarlo momentáneamente habitable mientras se aprestan a reconstruir.

De lo que se llevó el fuego, lo más importante para él fueron todos los recuerdos de su esposa fallecida a raíz de una dolorosa enfermedad. De ellos no quedó nada. Lamentó también perder los diplomas de sus hijos, objetos sentimentales que ya no se recuperan.