Necrológicas
  • José Miguel Bahamonde Bahamonde
  • Danilo Heriberto Passeron Callahan
  • Juan Hilario Ruiz Muñoz
  • Enrique Ulloa Velásquez
  • Víctor José Delgado Flores
  • Isabel Barrientos Barría

Prevén impacto para contratistas y transportes por cierre temporal de planta de Methanex

– Cuando aún quedan meses de operación en el desarme del tren que se va a Estados Unidos, esta medida de la
empresa no sorprende a muchos, pero complica a algunos empresarios y proveedores.

Por La Prensa Austral domingo 13 de enero del 2013

Compartir esta noticia
27
Visitas


Más allá de sus 110 trabajadores de planta, a quienes se les mantendrán sus puestos de trabajo, el actual escenario que se cierne sobre Methanex no es de los mejores para quienes prestan servicios a esta empresa energética en Magallanes, luego que se anunciara el cese momentáneo de funciones en la planta a partir de marzo.

Aun cuando los primeros, quienes fueron informados el jueves tienen alguna estabilidad -aunque tampoco saben cuál será la decisión final que adoptará la compañía en base a la coyuntura del momento-, el impacto no es menor para quienes trabajan como contratistas.

Así quedó de manifiesto al concurrir este medio hasta las instalaciones del complejo industrial de Cabo Negro. Allí pudimos tomar contacto con algunos prestadores de servicio y también quienes están a cargo del transporte de personal.

“De un día para otro se cierra. Cuánta gente de nosotros queda sin trabajo aún no lo sabemos. Esto nos afecta muchísimo, porque queda cualquier gente sin trabajo”, expresó el taxista Sigisfredo Negue. El lleva 19 años movilizando a personal de Kenos, empresa de catering que presta servicios de alimentación a Methanex.

Señaló que allá se trabaja año redondo, hacen turnos, “y de partida nadie sabe si nos quedamos o no nos quedamos, no tengo idea en este minuto, porque acá el que mueve todo es Methanex. Nosotros dependemos todo de ellos”. Opinó que el anuncio hecho por la compañía no es para nada agradable en este minuto y que la única noticia que quieren saber es “si esto sigue”.

Contratista

Uno de los rostros habituales en las faenas de la planta de Cabo Negro es Víctor Jaque, quien ya lleva “una buena cantidad de años”. En rigor son 25 años desde que comenzó la primera planta. Este señaló que la empresa trabaja con mucho personal a contrata o externos, que son más de la mitad. “Los 200 y tantos que desarman la planta son todos contratistas”, acotó, cuya faena partió a fines del año pasado.

El no cree que haya otro proyecto similar en la región, y “es una pena, va a haber que buscar”. Lamentó que a la planta uno “supuestamente le iban a meter plata y ahora vociferando dijeron que la van a cerrar”. Esta quedará en “stand by” hasta el invierno, y debiera reactivarse después de septiembre. “Pero, vamos a ver si hay gas”, hizo ver.

Transportes

“Nosotros estamos claro ya que desaparece. Esto será un año más o dos años para desarmar todo lo que queda. Ya se sabía por las importaciones (de gas) hace rato, con los datos que había, que se iba a terminar el gas y que estaba trabajando con poca producción la planta”, señaló José Naduam, contratista de transportes que cuenta con una flota de nueve máquinas y da trabajo a 12 personas.

El está allí desde que se construyó el primer tren de Methanex, antes de 1985. “Yo empecé en Laredo, cuando se empezó con el movimiento, de ahí que estoy trabajando como transportista. Por lo menos es una pega estable, todo lo que yo adquirí lo adquirí acá. Ahora habrá que pensar en otra cosa no más de aquí en adelante”.

Indicó que esto se empezó a arrastrar cuando Argentina le cortó el gas a Chile –en 2007-, de ahí que empezó mal. Pase lo que pase, espera que la instalación a un costado de Methanex “no quede como museo, porque la planta es de Enap, porque ésa fue la primera planta del convenio que hicieron que a los 20 años pasó a ser de Enap, y ahí está parada no sé cuántos años”.

Otro de quienes se verán afectados es la empresa Emsa, que hace poco renovó su flota de minibuses, y para quienes este anuncio de Methanex fue un verdadero balde de agua fría.